Nerviosismo en los mercados

Bernanke afirma que la economía está fuerte y tranquiliza a las Bolsas

El presidente de la Fed tranquilizó ayer a los mercados de EE UU después de la jornada negra del día anterior. Ben Bernanke, que habló en el Congreso del presupuesto, dijo que no parece que hubiera 'un único motivo' que diera lugar a la corrección global del martes. La autoridad monetaria reafirmó su previsión de crecimiento moderado de la economía y su posible refuerzo a mediados de año.

El mercado abrió ayer tímidamente al alza. Los operadores en el parqué hablaban de poca pasión en la subida pero, con o sin ella, se contuvo la hemorragia del martes. A ello contribuyó decisivamente el presidente de la Fed quien dijo en el Congreso que los mercados financieros 'parece que están funcionando bien y con normalidad'. Bernanke, que habló ante los legisladores de los problemas de largo plazo de la economía, dijo que la Fed ha evaluado la situación y aunque no quiso especular sobre las causas de la caída del martes señaló que no hay 'una única razón' que la haya provocado.

Es un comentario en línea con el de los analistas que apuntaban ayer que la caída se debió más a factores técnicos que a económicos. Pero el martes, uno de los temores era que la economía de EE UU estuviera en situación precaria. El dato de la fuerte caída de pedidos de bienes duraderos en enero (casi un 8%) no ayudó a disipar una percepción que se reafirmó con la relectura negativa que se hizo de unos comentarios de Alan Greenspan hechos en una conferencia el lunes. El ex presidente de la Fed no desestimó la posibilidad de una recesión y algunos analistas, que parece que olvidaron su enrevesada manera de hablar, entendieron que ese escenario era muy probable.

Bernanke ayer fue contundente. 'No hay ningún cambio material en nuestras expectativas para la economía'. 'Esperamos un crecimiento moderado'. Más aún, Bernanke dijo que se estabiliza el mercado de la vivienda y se produce una corrección de inventarios, 'hay una posibilidad razonable de que la economía se fortalezca a mediados de año'. Los mercados también leyeron en positivo el mensaje de que los problemas en el mercado de hipotecas de alto riesgo (subprime) no son graves y que no falta liquidez en los mercados.

La venta de casas nuevas cae un 17%

Bernanke dijo que la revisión a la baja que ayer se dio a conocer del PIB del último trimestre del 2006 está más en línea con sus estimaciones que el dato inicial. El PIB creció a un ritmo del 2,2% frente al 3,5% inicialmente estimado. El deflactor de inflación subyacente es del 1,9% frente al 2,1%.

Los confianza de Bernanke fue importante porque con la excepción de la inflación, los datos dados a conocer ayer no son de los que insuflan optimismo. El sector industrial se contrajo por segundo mes consecutivo según el índice de la Asociación Nacional Gestores de Compras de Chicago (47,9 en febrero frente a 48,8 en enero) y las ventas de casas nuevas cayeron un 16,6% en enero, el mayor desplome en 13 años.

Según Merrill Lynch, y con febrero casi completo, el 59% de los datos económicos han estado por debajo de las expectativas, el 24% en línea con estas y sólo el 17% por encima. 'Es un cambio sobre diciembre-enero cuando el 57% de los datos estaban por encima de las expectativas y el 34% por debajo'.

En los mercados ayer pesaron más la vuelta a los beneficios de Shanghai, las palabras de la autoridad monetaria y sus omisiones (no dijo que hiciera falta que la Fed inyectara liquidez en los mercados). Todo ello hizo que la volatilidad, disparada el martes desde mínimos se rebajara. También ayudó que no hubiera fallos técnicos como el martes cuando se llegó a los 546 puntos de caída en el Dow Jones alrededor de las 15.00 de la tarde. La severa caída tuvo mucho que ver con un fallo técnico en los cálculos de medias del Dow Jones. Cuando el sistema de apoyo de estos índices empezó a funcionar el índice se fue recuperando.

Crecimiento moderado a finales de 2006

La moderación empezó en 2006. La economía de EE UU creció un 2% en el tercer trimestre y ayer los datos preliminares del PIB apuntaban a que el ritmo de avance en el cuarto fue del 2,2% y no del 3,5% estimado en los cálculos iniciales. Aún queda la lectura final pero se espera que varíe ya menos con respecto a la conocida ayer. Con estos datos, el ritmo de crecimiento anual de 2006 queda en el 3,3% frente al 3,2% del 2005. La mayor parte de este buen dato se debe al avance del PIB del 5,6% en el primer trimestre del año.

La revisión de 1,3 puntos en el periodo final de 2006 se explica en que los niveles de inventarios estaban por debajo de lo calculado, lo que ha restado 1,4 puntos de crecimiento en vez del 0,7% que constaba en la primera lectura. Además las ventas reales fueron revisadas también a la baja. A esto se suman unas inversiones empresariales inferiores a lo previsto. Por contra, el consumo, el motor de la economía, siguió aportando crecimiento: un 4,2%, sólo ligeramente por debajo de la primera estimación.

Para Nariman Behravesh, economista de Global Insight, las malas noticias son la mayor caída de la construcción no residencial y de la compra de equipamiento y software. Este economista espera que en el actual trimestre, el ritmo de crecimiento sea entre el 2% y el 2,5%. Steven Wieting, de Citigroup, también confía en que las cifras del primer trimestre de 2007 sean mejores que en el anterior.