EDITORIAL

Optimismo, pero menos

La encuesta anual de las Cámaras de Comercio europeas es una fotografía de amplio espectro sobre las expectativas de los empresarios para el ejercicio. Su muestra -un total de 78.000 empresas europeas, de ellas 8.164 españolas, en la edición de 2007- es lo suficientemente grande como para avalar los resultados. Por ello se puede asegurar que un optimismo generalizado está recorriendo Europa. Los empresarios ven un escenario claramente más positivo este año que en el anterior. Las empresas de la UE anticipan la continuidad del crecimiento, con un destacado aumento de la cifra de negocio, tanto en ventas internas como externas, y una potente creación de empleo. Todo indica que los empresarios no ven nubarrones en el horizonte. Sin embargo, a la hora de mojarse este optimismo se reduce. Porque precisamente es el apartado de la inversión el que crece de forma más moderada.

El optimismo europeo se redobla en España, y los empresarios españoles son de los que esperan el futuro con más confianza. Una seguridad que parece avalada por unos resultados empresariales récord, una sólida creación de empleo y un crecimiento del 4% en el último trimestre de 2006. España destaca en la encuesta sobre la Unión, con expectativas claramente más positivas que la media en todas las variables, menos en una. Se trata de la asignatura pendiente: las exportaciones. En las ventas al exterior, los empresarios españoles ven en futuro muy poco mejor que el resto de la UE, y eso que precisamente son los optimistas socios europeos los principales clientes. Es decir, si Europa va bien, las exportaciones de España debían ir mejor. ¿Qué ocurre para que no sea así? Es evidente que un modelo en el que la industria pierde fuerza frente a los servicios o la construcción tendrá dificultades para aumentar sus exportaciones. El pasado año fue extraordinario para la economía española, y así lo pronosticaron entonces los empresarios en la encuesta. Con estar entre los más optimistas, sus expectativas para 2007 no son tan halagüeñas como entonces.