EDITORIAL

Hacia la Bolsa global

Ayer Taizo Nishimuro, consejero delegado de la Bolsa de Tokio, la segunda del mundo, tocó la campana que pone en marcha la contratación en Wall Street. Pero la visita del primer ejecutivo del mercado nipón no era protocolaria: acababa de firmar un acuerdo con los responsables del mercado neoyorquino para establecer una alianza financiera. Los términos del acuerdo hablan de intercambio tecnológico y desarrollo de productos comunes, así como de la posibilidad de un cruce de paquetes accionariales.

Los analistas interpretan que es el primer paso para crear un mercado financiero único, en el que el New York Stock Exchange está empeñado tras su alianza con la Bolsa india, y su oferta de compra de la plataforma Euronext (Bolsas de París, Bruselas, Ámsterdam y Lisboa), y que permanecería abierto 24 horas al día. Arranca, pues, el germen de la Bolsa global, sin que la zona euro haya unificado sus salas de contratación.