Fondos

El sector financiero, de moda

La tendencia al alza de los tipos y el proceso de consolidación en Europa, factores a favor

Analistas y gestores de fondos profesionales han venido señalando sus preferencias y previsiones de inversión para el presente año 2007 durante las últimas semanas. De este regular ejercicio de adivinación sobre el que se han venido difundiendo sus principales conclusiones en los últimos tiempos, destaca la casi unanimidad registrada sobre el sector financiero.

La tendencia de ligera subida de tipos, en particular en Europa, se aduce como una de las principales razones para este optimismo sobre el sector financiero. La teoría dice que este escenario de tipos favorece la mejora de los márgenes y por tanto los resultados de bancos y otras compañías financieras. A esto hay que añadir que la situación macroeconómica se mantiene expansionista y suficientemente estable, por lo que la actividad de este sector debería seguir produciendo beneficios empresariales saludables. Por último, la destacada actividad corporativa, con el exceso de liquidez global como fondo, es previsible que se mantenga, e incluso intensifique según una mayoría de analistas.

El sector de banca, seguros e inversión no sólo no sería ajeno a la actividad corporativa sino que puede ser uno de sus protagonistas principales, a tenor del proceso de consolidación que por ejemplo se esta viendo en Europa. La competencia por hacerse con algunas de las entidades más atractivas y 'opables' puede desatar importantes revalorizaciones bursátiles.

Así, no debería sorprender que la encuesta que Lipper realiza entre gestoras europeas de fondos cada mes sitúe a este sector como uno en de los más sobreponderados en sus carteras. En la encuesta española del pasado mes de diciembre un 57% de los gestores decían tener el sector financiero sobreponderado, aunque por primera vez en mucho tiempo era desplazado del primer lugar. Las telecomunicaciones pasaban a ser las favoritas con un 64% de los encuestados sobreponderados en el mismo. En realidad, este 64% era la cifra para el sector financiero en el anterior mes de noviembre y también en el mes de diciembre del año 2005.

Por ello, el escenario no era especialmente diferente del que se presentaba hace un año. Sin embargo, la rentabilidad media de los fondos que invierten en compañías de este sector en el pasado año 2006 no fue de las más brillantes si los comparamos con otros fondos de renta variable sectoriales. En el caso del mercado español, la ganancia media de los fondos registrados a la venta, pertenecientes a la categoría Lipper Sector Banca & Finanzas se situó en un 11,7%, porcentaje ciertamente modesto en contraste con los fondos de Bolsa española y europea.

El liderazgo incuestionable correspondió a los fondos de renta variable inmobiliaria europea, con un extraordinario retorno medio del 49,62%.

Precisamente el sector inmobiliario se situaba como uno de los menos favorecidos por los gestores a finales del año 2005, con sólo un 14% de los encuestados sobreponderándolo en sus carteras. Indudablemente, la fiesta del sector inmobiliario llegará un día a su fin pero esta experiencia no deja de ser un buen recordatorio que las tendencias (las burbujas si se quiere incluso) suelen ser mucho más persistentes y perdurables de los que vaticinan su final desearían.

Además, el inmobiliario no fue el único sino que fondos sectoriales, como los que invierten en industrias básicas o utilities (es decir, electricidad, gas y agua), también superaron en sus rentabilidades medias al sector de banca y finanzas. En cualquier caso, las ganancias fueron aceptables y las expectativas siguen siendo ciertamente favorables, al menos mientras la situación macro se mantenga positiva y la actual tendencia bursátil alcista continúe.

Es importante puntualizar también que las diferencias de rentabilidad entre los diferentes fondos de la categoría fueron bastante amplias. La razón principal hay que buscarla en que los fondos sectoriales en general pueden tener focos geográficos diferentes, y este factor es determinante en el comportamiento del fondo. Así, un buen número de los 31 fondos principales que Lipper tienen registrados en España tiene un foco de inversión global, lo que ha supuesto en determinados casos que su exposición al dólar haya detraído rentabilidad para el inversor nacional. Por ello, no sorprende ver a fondos que invierten en acciones de bancos y otras compañías financieras europeas en lo más alto del ranking.

Claves para una buena elección

Los fondos sectoriales no deberían representar nunca más de un 20% de la cartera de un inversor.

El área geográfica y la divisa deben ser consideradas a la hora de comprar un fondo sectorial.

Tenga en cuenta que Europa sigue siendo claramente preferida sobre EE UU para una mayoría de analistas.

Casas como DWS ven especial potencial en los bancos de economías emergentes. Un fondo con una mayor ponderación en acciones emergentes tendrá un mayor potencial de ganancia, pero mayor riesgo también.