'Telecos'

Movistar sube las tarifas nominales para ajustar el impacto del fin del redondeo

Movistar abrirá el fuego. La firma adelantará mañana a los clientes las nuevas tarifas que se aplicarán a partir de marzo, fecha oficial de abolición del redondeo. Subirá el establecimiento de llamada y el precio por minuto, pero la compañía asegura que, por el efecto de la facturación por segundos, el cliente no saldrá perjudicado.

El 1 de marzo, el redondeo será historia en la telefonía móvil. La ley así lo exige y las operadoras han acatado la nueva normativa que obliga a cobrar a los usuarios por el tiempo realmente consumido, lo que implica facturar las llamadas por segundos desde el primer instante de comunicación.

En estos momentos, las compañías cobran un establecimiento de llamada, el primer minuto completo y los posteriores, en fracciones de 30 segundos, así que el esquema tiene que cambiar. Y Movistar lo ha demostrado. Es la primera operadora que comunica la nueva tarificación a sus clientes, algo que comenzará a hacer a partir de mañana.

Y la comunicación puede ser conflictiva, porque los nuevos precios por minuto son más altos en la mayoría de los casos. El establecimiento de llamada, por ejemplo, sube un 25% y se sitúa en 15 céntimos. El resto de las tarifas tanto de contrato como de tarjeta también se modifica -en general, al alza-, de forma que el precio medio por minuto teniendo en cuenta todos los factores pasa de los 0,1847 euros actuales a 0,2145 euros, lo que supone un encarecimiento del 16,15%. Las alzas concretas, con todo, dependerán del tipo de relación que tenga el cliente con Movistar -prepago o abono- y del plan de precios elegido. Según la asociación de consumidores Facua, las subidas puntuales oscilan entre el 3% y más del 50%.

Efecto en la factura

La filial de Telefónica asegura que, pese a los incrementos de precios, la nueva tarificación no resulta perjudicial para el cliente. La explicación está, señala, en las llamadas de duración inferior a un minuto, que suponen entre el 55% y el 65% del total. Con la facturación por segundos y la eliminación del cobro del primer minuto completo, las llamadas muy cortas saldrán más baratas y compensarán, según los cálculos de Movistar, las subidas en las conexiones que duren justo 60 segundos o en las de larga duración.

Facua, sin embargo, criticó ayer duramente los nuevos precios de Movistar y los calificó de 'subida descomunal'. A su juicio, los cambios permitirán a Telefónica ingresar cantidades 'muy por encima' de las que generaba el redondeo. La operadora lo niega. En las llamadas superiores al minuto, 'si el cliente mantiene sus pautas de uso, el impacto económico será, de media, nulo y pagará lo mismo por el mismo tráfico', explica la compañía. La factura que dirimirá quién tiene razón será la que se pase en mayo, la primera que recogerá el efecto del fin del redondeo.

La posibilidad de romper el contrato

El fin del redondeo supone, en el caso de Movistar, un cambio general de tarifas y la ley prevé para estos supuestos la posibilidad de 'resolver el contrato de abono sin penalización' en caso de que el cliente no considere satisfactorias las nuevas condiciones.

Telefónica incluye este recordatorio en la comunicación que realizará a los usuarios y es un dato importante. La operadora tiene en sus contratos una cláusula de permanencia y diversas penalizaciones si el cliente abandona la compañía antes de un plazo, sobre todo si ha sido captado con el reclamo de un terminal a buen precio. Ahora, estos requisitos pueden solventarse.

Movistar es la primera operadora que ha cambiado sus tarifas, pero Vodafone y Orange también lo harán. Fuentes del mercado aseguran que su objetivo es que el efecto sea neutro para sus usuarios y recuerdan que la telefonía móvil es el sector que más ha bajado precios en los últimos años, con fuertes inversiones y 1.500 millones destinados a la subvención de terminales.