Intenciones

El PP logra introducir el terrorismo en el debate

La intención del PP de abrir un debate en la Conferencia de Presidentes sobre la política antiterrorista se vio ayer favorecida por el lapsus cometido por José Luis Rodríguez Zapatero al calificar de 'trágico accidente' el atentado terrorista perpetrado por ETA en Barajas el pasado 30 de diciembre. Tanto ruido armó la equivocación que Zapatero recordó a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que su vicepresidente primero, Ignacio González, también se refirió el miércoles al atentado de Barajas como un 'accidente'.

En todo caso, el PP fracasó en su intento de que la Conferencia aprobara una resolución en la que pedía al Gobierno que 'rectifique la política contra el terrorismo y que vuelva a la acordada en el Pacto por las Libertades', paso que, a juicio del primer partido de la oposición, impediría 'cualquier tipo de negociación con ETA'.

Los presidentes autonómicos del PSOE se opusieron a esta resolución con el argumento de que hubiera significado una falta de respeto 'a las reglas democráticas' teniendo en cuenta, recordó el presidente andaluz, Manuel Chaves, que 'no se pueden condicionar de antemano las conclusiones que salgan del debate previsto en el Congreso para el lunes'.

El propio Zapatero abrió su intervención de la Conferencia con una firme condena del atentado de Barajas y la petición de un minuto de silencio en solidaridad con las dos víctimas mortales.