Enigma

Los expertos no ven la recesión que anticipa la renta fija

El mercado de renta fija sigue siendo un enigma. La curva de tipos se ha invertido el último mes en varias ocasiones en Europa, es decir, la rentabilidad de los tipos a corto ha superado la de la deuda a largo plazo. Los expertos aseguran que, aunque en el pasado esta situación podía interpretarse como el anuncio de recesión, no es algo que quepa anticipar en este momento.

La situación actual se ha producido en un periodo de tipos de interés mucho más bajos que históricamente, lo que diluye cualquier conclusión negativa', asegura Morgan Stanley en un informe reciente. 'No vemos la inversión de la curva de tipos como una señal de venta de acciones', añaden.

Una opinión que comparten otros expertos. 'Los niveles actuales de inflación son muy razonables. Con los tipos al 5,25% en EE UU y al 3,5% en Europa no estamos en una situación de riesgo que frene la actividad económica. Esta vez no es necesariamente una señal de recesión sino más bien de la fortísima demanda de fondos de pensiones, aseguradoras y hedge funds', comenta Joaquín Casasús, director general de Abante Asesores Gestión.

Lo cierto es que mercado de renta fija refleja un escenario que no acaba de concordar con las previsiones económicas que manejan los expertos. El bono español a 10 años está en el 3,98% tras sufrir la mayor subida anual desde 1999, mientras que el bono a dos años ha repuntado hasta el 3,89%. En Alemania, país donde la curva ha llegado a estar invertida este mes, el bono a 10 años está en el 3,9% y el dos años renta un 3,89%.

'La curva debería tener pendiente porque el escenario que se baraja para 2007 y 2008 no es tan negativo como refleja', comenta José Ignacio Victoriano, de Gesconsult. 'En un entorno de subidas de tipos es difícil de explicar que la curva esté plana porque las perspectivas macroeconómicas en Europa son positivas. Se descuenta un crecimiento más suave que este año pero no una recesión', añade.

El escenario que baraja el mercado, sin embargo, sí ha cambiado con respecto a noviembre como consecuencia de la última actuación del BCE y los últimos indicadores económicos. 'El mercado ha empezado a descontar el fin de las subidas de tipos. Lo que ha cambiado es que el nivel del 3,75% que se barajaba hace semanas ha cambiado. Se está empezando a ver que los tipos en Europa pueden llegar al 4%', añade Victoriano. El mercado, por tanto, parece convencido de que se puede alcanzar un tope en los tipos de interés en la primera parte de 2007.

'La clave está en la macroeconomía. El mercado está centrado en los datos de actividad y descuenta una moderación. Si vemos datos de inflación mejores de lo esperado seguramente veamos un cambio en la curva', comenta Silvia García Castaño, de BNP Paribas Asset Management.

La Bolsa sigue en las apuestas

Atendiendo al escenario que dibuja la renta fija muchos inversores se preguntarán cómo afecta a la Bolsa. En caso de darse la recesión que anticipa la evolución actual de la deuda la lógica haría pensar que el efecto para la renta variable será muy negativo. La historia, sin embargo, a veces trae sorpresas. 'En las tres ocasiones anteriores donde la curva de tipos se ha invertido desde 1973 el índice MSCI europeo generó resultados mixtos. Desde febrero a octubre de 1981 el índice cayó el 7%, entre septiembre de 1989 y enero de 1990 el retorno fue del 3%; y desde enero de 1991 a enero de 1993 el rendimiento alcanzó el 20%', explica JPMorgan Private Bank en un informe.

La clave será ver si las empresas pueden continuar generando beneficios. Entretanto, y si no se confirma la recesión, la Bolsa sigue más barata, según los expertos.