Mercados

La subida de tipos eleva el atractivo de los fondos monetarios para 2007

Después de un ejercicio de lo más mediocre, los fondos monetarios están ganando atractivo a medida que el Banco Central Europeo (BCE) eleva los tipos de interés. Frente a una rentabilidad media inferior al 2% en 2006, el año próximo podrían rendir hasta un 3%, llegando incluso a superar a la inflación.

No ha sido un buen año para los fondos monetarios. El ejercicio 2006 se cerrará con unas rentabilidades medias cercanas al 2%, frente a una inflación interanual hasta el mes de noviembre del 2,6%, según los últimos datos del Ministerio de Economía. Quiere esto decir que los fondos monetarios, el activo sin riesgo por excelencia, han estado ofreciendo rentabilidades reales negativas.

El panorama, sin embargo, está cambiando gracias al periodo de subida de tipos de interés que inició el BCE hace poco más de un año y que de momento se ha saldado con seis alzas consecutivas hasta el 3,5%. 'Si los tipos son más altos, estos fondos ganan atractivo; sobre todo aquellos con la cartera invertida en activos a más corto plazo y que se renuevan constantemente', explica José María Luna, director de análisis de Profim, firma especializada en el asesoramiento en fondos.

Las previsiones macroeconómicas indican que el Banco Central Europeo podría subir los tipos aún dos veces más hasta alcanzar la cota del 4%. 'En este escenario, lo lógico es que la rentabilidad media en los próximos 12 meses se sitúe en torno al 3%', vaticina Juan Manuel Vicente, director de análisis de Lipper.

Si, además, la inflación se mantiene contenida -algunas previsiones apuntan a una subida de precios del 2,5% en 2007- los fondos monetarios podrían arrojar rentabilidad positiva real por primera vez desde 1998, ejercicio en que se registró una inflación del 1,4% y los monetarios ganaron de media un 3,11%.

Mucho depende, claro está, de lo que hagan los precios. 'La inflación española es una mala enemiga', reconoce María Folqué, directora de fondos de inversión de Tressis. Los analistas de la industria de fondos reconocen que el escenario ha mejorado mucho para estos fondos, pero opinan que la rentabilidad depende mucho de las comisiones. 'La rentabilidad de un fondo monetario es el tipo de interés sin riesgo menos la comisión. Cuanto más elevada sea ésta menor será la rentabilidad del fondo', explica Carlos Fernández, analista de Inversis Banco.

Entre los fondos más rentables este año figuran muchos destinados a inversores institucionales y empresas, que requieren elevados capitales de entrada, pero cuyas comisiones son más bajas, rara vez superiores al 0,3%. Muchos de los fondos menos rentables llegan a cobrar hasta el 1,15%.

María Folqué hace su diagnóstico: 'si los fondos monetarios quieren competir con los depósitos van a tener que hacerlo mucho mejor, tendrán que rebajar sus comisiones'.

Reembolsos

La guerra del pasivo que libran las entidades financieras ha tenido como víctima a los fondos monetarios. Hasta noviembre de 2006 se han producido reembolsos netos en monetarios y fondos de renta fija a corto plazo por valor de 4.211 millones de euros.

La batalla encarnizada contra los depósitos

La subida de los tipos de interés ha elevado el atractivo de los fondos monetarios, pero también el de los depósitos, por los que han apostado las entidades financieras con el objetivo de captar pasivo para financiar el creciente préstamo hipotecario.

La competencia entre monetarios y depósitos aún es más acusada tras la reforma fiscal que entra en vigor el 1 de enero y que equipara la tributación de remuneración de intereses y plusvalías al 18%.

En aras de la neutralidad, los fondos monetarios pierden así una ventaja fiscal, frente a los depósitos, pero también éstos últimos pierden las deducciones del 40% de que gozaban a partir de los dos años de vida.

'Los fondos siguen teniendo la ventaja de que no tributan hasta que se vende la participación, mientras que con los depósitos debes tributar cuando recibes el pago de intereses', explica Juan Manuel Vicente, director de análisis de Lipper.

Otra ventaja de los fondos frente a los depósitos es que su liquidez es diaria, mientras que los depósitos obligan a permanecer invertido durante toda la vida del producto.

'En un momento de subidas de tipos de interés, con el depósito no sientes esa mejora porque rinde a un tipo predeterminado, mientras que con el fondo recoges las subidas de tipos que se van produciendo', añade Carlos Fernández, de Inversis.

Los 'fondtesoros' se lavan la cara

Al hilo de la nueva normativa sobre fondos de inversión se han abierto nuevos horizontes para los fondtesoros, los fondos de inversión en renta fija apadrinados por la Dirección General del Tesoro, que invierten en deuda del Estado. Estos fondos, nacidos en 1990, fueron pioneros en la industria española.

En octubre de este año, el Tesoro renovó los convenios que mantenía con 25 sociedades que ya gestionan fondtesoros para adaptar los fondos a la nueva normativa.

Entre las novedades más destacadas figura una rebaja generalizada de las comisiones de gestión que aplica este tipo de fondos. Los fondtesoros que invierten en deuda a largo plazo no podrán cobrar comisiones superiores al 1,25% anual sobre el patrimonio, mientras que los fondos que invierten a corto plazo no podrán cobrar más del 1,05%.

La nueva ley de instituciones de inversión colectiva amplía las posibilidades de los gestores para gestionar fondtesoros y permite la creación de compartimentos dentro de los fondos con diferentes tipos de acciones.