Cese de actividad

Air Madrid cierra y desafía a Fomento

Air Madrid decidió el viernes por sorpresa cesar toda su actividad, un día antes de que Fomento hiciera público la decisión sobre su licencia. Dice que el ministerio 'ha destrozado la imagen de la compañía y ha llevado a una situación insostenible'. Con esta decisión unilateral, deja en tierra a 130.000 pasajeros que no pueden volver de sus destinos y desvía la responsabilidad a Fomento. El ministerio tomará medidas legales contra la empresa por su actuación e inicia un plan de emergencia para fletar aviones con otras compañías, pese a que no le corresponda jurídicamente.

Air Madrid decidió el viernes por la tarde suspender su actividad antes de que Fomento tomara este sábado alguna determinación sobre su licencia. A través de un comunicado, la compañía dijo que se ha visto obligada 'debido a las actuaciones adoptadas por Fomento' a quien hace responsable 'ineludible de la situación', según su abogado Pascual Pérez Ocaña. æpermil;ste dijo que Air Madrid cierra no por el expediente abierto sobre ella, sino 'por las actuaciones de Fomento que han arruinado su imagen y afectado económicamente a la compañía'.

Con su inesperada decisión, la aerolínea dejó en tierra a 1.200 pasajeros en Barajas en la tarde y noche del viernes y cerca de 130.000 más no podrán volver de sus destinos con esta misma aerolínea. Air Madrid tenía ayer programados nueve vuelos desde Barajas; sólo permitió volar los cinco de la mañana, los cuatro de la tarde no salieron de la terminal. Fomento ha decidido emprender medidas legales contra la aerolínea por generar tantos perjuicios al pasajero y por 'su decisión unilateral e irresponsable'.

Además, anunció que ha puesto en marcha un plan de emergencia hasta el próximo día 21 para atender los casos más urgentes. Este dispositivo comenzará a ponerlo en marcha ya con un Jumbo con el llevará a 470 pasajeros de dos vuelos de Air Madrid, desde Madrid y Barcelona, a Buenos Aires, y que suman un pasaje conjunto de 600 personas.

Fomento alquilará hasta seis aviones para transportar a los pasajeros

Se trata de un plan 'humanitario y social' ya que el ministerio no tiene ninguna responsabilidad jurídica en esta situación'. Para los otros 130 pasajeros afectados de los dos vuelos (Madrid y Barcelona) a la capital argentina, Fomento aseguró que se les buscará solución alternativa durante este sábado. En total, prevé alquilar hasta seis aeronaves. La inversión prevista para ello es de cinco millones de euros, informa Efe.

La aerolínea desvía responsabilidades al Ministerio: 'Desde el Gobierno se ha comunicado a los pasajeros la conveniencia o no de volar con Air Madrid, por lo que será el mismo Ministerio el que deba resolver la situación actual de los pasajeros', explicó Pérez Ocaña en una rueda de prensa, convocada por la compañía. Más tarde, la empresa presidida por José Luis Carrillo, emitió un comunicado diciendo que 'se hará cargo del regreso a Madrid de los pasajeros que están en estos momentos en los diferentes países de Latinoamérica y tienen billete de vuelta en el día de hoy'. Los directivos de la compañía han acusado a Fomento 'de generar alarma entre los clientes y proveedores antes de conocer la decisión final sobre el cese de su licencia'. Estudiará acciones legales contra el Ministerio.

¿Cese, cierre patronal o venta de la compañía?

Air Madrid tiene 1.210 trabajadores (800 en España y 410 en el resto de países donde opera). A juicio del abogado de la compañía, Pascual Pérez Ocaña, se ha tomado la decisión de realizar temporalmente la actividad pero, de momento, prevé preservar a toda plantilla . 'Estarán asistidos bajo el paraguas del órgano gestor', apuntó. Sin embargo, la aerolínea no dejó claro si será un cese indefinido o si en el futuro pueda ser un cierre patronal. 'Dependerá de la decisión de Fomento sobre si podemos volar o no'.

Inmediatamente después de que se conociera la de cisión de suspensión de actividades por parte de la dirección de Air Madrid, los trabajadores de la aerolínea establecieron contactos con algunas centrales sindicales; en el caso de los trabajadores de tierra UGT, y en el colectivo de pilotos, el Sepla. Se da la circunstancia de que en Air Madrid no existe un nivel significativo de afiliación sindical. Una vez que se conocieron las posturas de la compañía y de Aviación Civil, se produjo una reunión en la sede de Fomento en la que participaron representantes significativos de ambas partes. No obstante, al cierre de esta edición no había trascendido lo tratado en el encuentro.

Entre los trabajadores de la compañía corrió la información de que durante la mañana del viernes el presidente de Air Madrid intentó sacar adelante una operación comercial para relanzar la venta de billetes que se había frenado durante la última quincena, pero que desde altas instancias del Gobierno abortaron tal movimiento. Ello habría precipitado la decisión de la suspensión de actividades. Estas mismas fuentes detectaron movimientos de última hora para vender la compañía.