æscaron;ltima

El euro llena Nueva York de españoles de compras

La debilidad del dólar se convierte en un atractivo turístico añadido en el puente.

Sin riesgo a equivocarse mucho se puede decir que los dos idiomas más hablados en la China Town neoyorquina estos días son el chino y el español. No el que hablan los hispanos, sino el castellano de España. Eso sí, el inglés es probablemente el que, con mejor o peor acierto, se chapurrea más. Los dueños de los comercios de la zona saben que es ahora cuando los españoles llegan por cientos. Muchos de ellos saben regatear rudimentariamente en español. 'En general son los que más vienen, más que los franceses o los italianos y ahora más. Siempre quieren bolsos de Prada, Gucci o Louis Vuitton o un Rólex', dice una joven que no quiere dar su nombre en una de las tiendas de Canal Street.

Rodeada de estos bolsos de imitación, o a los que simplemente se les añade un sello del diseñador que más de moda esté, esta joven explica que en la primera semana de diciembre se espera a más españoles que de costumbre. 'Es por los regalos de Navidad y las vacaciones, pero no las de Navidad, las de antes', explica para referirse al puente de la Constitución.

Estos días, Nueva York se convierte en destino favorito de turismo y compras para los españoles y en particular este año está doblemente de moda gracias a lo mucho que dan de sí los euros por la devaluación del dólar. Y eso a pesar del intenso frío.

Vaqueros, deportivas, iPods, joyas de Tiffany, muñecos de Disney e incluso productos europeos de Louis Vuitton o Chanel están más baratos que nunca para quien tiene euros o libras en la cartera. Por eso, a los europeos se les reconoce no sólo por la guía o el plano de Manhattan sino porque cargan con bolsas. Los compradores además se encuentran con la agradable sorpresa de que para animar el consumo interno del país, algo debilitado por las consecuencias de la caída del mercado de la vivienda, muchas cadenas tienen sonadas ofertas.

China Town, la tienda de descuento Century 21, los dos centros de Apple, las tiendas de vaqueros de Broadway, Macy's, Rockefeller Center, la Quinta Avenida o la cola del Empire State son algunos de los lugares de la ciudad donde más se nota la presencia de españoles. Unos 205.000 llegaron a la ciudad el año pasado, lo que convierte a España en el noveno país de origen de turistas extranjeros a Nueva York.

Aunque no pasan inadvertidos (quizá porque suelen desplazarse en grandes grupos a todas partes), los españoles no son los únicos que han tomado la ciudad. También hay mucho británico. Es el país que de lejos más visita Nueva York (1.195.000 millones en 2005). El hecho de que a cambio de una libra reciban casi dos dólares ha convertido a esta ciudad, en la que se pueden encontrar muchas ofertas en ropa, en toda una meca y hay productos muy británicos que están agotados. Por ejemplo, los vaqueros diseñados por Victoria Beckham ya han volado de Bloomingdale's, donde valen la mitad que en Londres (325 libras). El 95% de los que vienen estos días viene con lista de compras.

Turismo de Nueva York maneja cifras, sin diferenciar nacionalidades, que indican que la ciudad ha recibido el 10% de sus visitantes totales extranjeros (se esperan 7,3 millones en 2006) en noviembre y el 6% en diciembre. El año que viene esperan más gracias a la fortaleza del euro y la libra.