Automoción

Pekin abre su salón del automóvil en pleno auge de ventas en China

China alberga desde este fin de semana su salón internacional del motor en medio de una explosión de ventas en el gigante asiático. En lo que va de año, las matriculaciones han crecido más del 25% hasta un total de 5,17 millones de unidades, 4,1 millones de ellas de turismos. En 2006, el país mas poblado del mundo superará con toda probabilidad a Japón en el ranking de principales mercados de la automoción, y los expertos prevén que alcance a EE UU, el mayor del mundo, en 10 o 15 años.

La Muestra Internacional del Automóvil de Pekín hace honor a los excesos del crecimiento del mercado chino: hasta 556 vehículos, unas 1.500 compañías del sector y 10 días abierto al publico. La muestra acapara más primeras figuras que citas consagradas como la de Detroit, al contar con grupos como PSA, Fiat o Renault, ausentes en la cita estadounidense.

Tras las dudas generadas tras el relativo estancamiento experimentado en 2005 y 2004 (con alzas de únicamente el 13,5%), el país se ha vuelto a convertir en un alivio para las torturadas cuentas de resultados de los principales fabricantes.

Hoy en día, la practica totalidad de marcas cuenta con instalaciones en el país. Cualquier presencia de fabricantes extranjeros, eso sí, ha de cumplir por una condición: formar una joint venture con una compañía local, de la cual solo se podrá poseer el 50% como máximo. Cada fabricante foráneo sólo puede contar con dos alianzas, mientras que no hay límites para grupos chinos.

Así, Volkswagen, el principal productor del mercado (con casi medio millón de coches vendidos), tiene alianzas con Shangai Automotive y con FAW. Ambas compañías chinas están, a su vez, aliadas con General Motors y Toyota.

Muestra de esta expansión es Ford, con una joint venture con la firma Chang'an, que calcula que China supondrá cerca del 50% del crecimiento mundial total previsto para la próxima década.