Bolsas

El despertar de los fondos cotizados

La naciente industria española de ETF no representa más que el 1,5% del mercado europeo

La incipiente industria española de fondos cotizados ha demostrado ser pujante, al menos en lo que se refiere a la oferta de productos. En apenas cuatro meses han comenzado a cotizar cuatro fondos -tres ligados a la evolución del Ibex y uno a la del Euro Stoxx 50- y ya se ha concedido la licencia para el lanzamiento de otro ETF (como se conocen el inglés, por las siglas de exchange traded funds) ligado al índice Latibex Top.

España no representa más que el 1,45% de la cuota de mercado de los fondos cotizados europeos, según datos de Lipper correspondientes al 30 de octubre de 2006. Y todavía está lejos de los grandes mercados del continente, básicamente Londres, Fráncfort y París, que llevan casi una década de ventaja en la negociación de este tipo de productos.

Los fondos cotizados son un híbrido entre un fondo y una acción. Se trata de carteras que habitualmente replican la composición y la evolución de un índice, como podría hacer un fondo de inversión, pero con la particularidad de que se pueden comprar y vender en Bolsa varias veces en una sola sesión, como se puede hacer con las acciones cotizadas. Sus comisiones, además, son mucho más bajas que las de un fondo de inversión, lo que constituye un atractivo más.

El primer ETF español se lanzó en julio de 2006, después de que Bolsas y Mercado Españoles (BME) otorgara cuatro licencias para el lanzamiento de otros tantos fondos cotizados ligados a la evolución del Ibex 35. Tres de ellos están ya cotizando en Bolsa, uno de BBVA, uno del Grupo Santander y uno de Lyxor, filial de Société Générale. BBVA ha registrado otro fondo ligado al Euro Stoxx 50 que lleva cotizando apenas dos semanas.

En conjunto, los ETF españoles han generado un volumen de negociación de 1.091 millones de euros desde el nacimiento del primer producto, según datos de BME. Curiosamente, es el último producto que ha comenzado a cotizar el que más interés está generando entre los inversores, principalmente institucionales. El fondo cotizado de BBVA ligado a la evolución del Euro Stoxx 50 ha generado un volumen de negociación medio diario de 8,65 millones de euros. Los ETF que replican el Ibex arrojan una negociación diaria media de 7,96 millones de euros el de BBVA, de 5,86 millones el de Santander y de 5,15 millones el de Lyxor.

Estas cifras son pequeñas comparadas con las que se manejan en el resto de Europa. El fondo Lyxor ETF DJ Euro Stoxx 50, uno de los mayores de Europa con un patrimonio de 3.500 millones de euros, negoció en octubre una media diaria de 37 millones de euros.

Pero España se ha subido al carro europeo de los fondos cotizados con el objetivo de facilitar la inversión en estos productos a los inversores españoles sin que tengan que recurrir a otros mercados. La Bolsa española va a otorgar licencias sobre otros índices Ibex, de pequeñas y medianas compañías. Además, está pendiente el lanzamiento de otro ETF ligado a la evolución del Ibex 35 cuya licencia tiene Barclays Capital.

El mercado europeo de fondos cotizados creció un 16,25% en el mes de octubre, con un volumen generado de 13.282 millones de euros. Sin embargo, los ETF españoles sufrieron un descenso de volumen del 13,15% con respecto al mes anterior, según datos de Lipper, que achaca este comportamiento a las distorsiones producidas en el mercado por las operaciones realizadas fuera de mercado y que no quedan registradas.

Un mercado muy concentrado

El mercado europeo de fondos cotizados está muy controlado. El grueso del negocio se genera en seis mercados, que concentran el 89% de la cuota de mercado, según datos de Lipper correspondientes al mes de octubre. El mercado alemán tiene una cuota del 27% del volumen negociado, seguido por London Stock Exchange, con un 21% y Euronext París, con un 10%.

Cinco mercados de ETF concentraron en octubre el 78% de las acciones negociadas. Sólo un mercado, el de la Bolsa de Londres, concentró el 22,11% de las acciones negociadas en todo el continente. La Bolsa española tiene una cuota del 3,16% en por número de acciones negociadas.