Para invertir

Iberdrola aborda su futuro a tres bandas

El mercado sigue expectante ante la estrategia de la eléctrica. Negocia la compra de Scottish Power y no se descarta una fusión posterior con Gas Natural o Fenosa

Superado el primer susto, los mercados bursátiles se han tranquilizado en relación a la posible compra por Iberdrola de la británica Scottish Power. De hecho, durante tres jornadas de esta última semana los títulos de la empresa que preside Ignacio Sánchez Galán acabaron en positivo, aunque ello no ha evitado que, cerrando a 34,05 euros, sufra una caída del 1,9% respecto al viernes anterior. Una pérdida que se suma al 3,8% que perdió la semana pasada tras conocerse la posible operación. Con todo, el mercado sigue a ciegas. En caso que Iberdrola llegue a un pacto con la dirección de la eléctrica del Reino Unido, tampoco se conocen los detalles de cómo abordará Iberdrola la compra.

A los analistas y a la Bolsa les falta la variable principal de la ecuación. El precio que Iberdrola estaría dispuesta a pagar por las acciones de Scottish Power, que se mantiene al alza en Bolsa de Londres. El viernes cerró a 755 peniques, mientras que los rumores de mercado apuntan a que el grupo español abonaría hasta los 800 peniques.

Pero esta operación, ya llena de interrogantes y compleja de por sí, se mezcla con los rumores de mercado que apuntan a que Iberdrola mantiene, en paralelo, negociaciones con Gas Natural. Desde el punto de vista de los expertos estas no parecen operaciones excluyentes, sino antes bien complementarias. De hecho, primero se cerraría la compra de Scottish para, posteriormente, abordar la fusión con Gas Natural.

IBERDROLA 10,93 -2,24%

Jordi Padilla señala que esa estrategia permitiría que fuesen las autoridades comunitarias de la Competencia las que se pronunciasen sobre la operación, al tener más del 40% de negocio fuera de España. Pero estima que la compra de Scottish por Iberdrola contará con el apoyo del Gobierno español, ya que se crearía un 'campeón nacional', con dimensión internacional.

Así las cosas, la acción de Iberdrola se debate entre las perspectivas de dos eventuales operaciones de las que no se conoce ni sus posibilidades de llegar a puerto ni sus términos, lo que complica la toma de posiciones y hace que los analistas opten, en su mayoría, por la prudencia.

Otro tema clave sobre la operación escocesa es la fórmula de pago. Qué parte de la compra de Scottish Power se haría en acciones -y, por tanto, cuál sería el importe de la ampliación de capital- y qué parte se daría en metálico. Son datos necesarios para analizar la posible dilución del beneficio por acción de Iberdrola. No obstante, parece que se haría en un 50% en acciones y otro 50% en dinero.

'Antes de un par de semanas deberíamos saber si la compra se hace o no se hace. No estamos muy positivos y creemos que deberían deshacerse posiciones en esa empresa', señala Jordi Padilla, director de renta variable de Atlas Capital. Este experto destaca, asimismo, que es preciso tener en cuenta que se trata de una operación voluminosa, de 17.000 millones, y una eventual ampliación será también de gran tamaño. 'Tendrá que convencer a sus accionistas para que acudan a la operación. Y la posición de algunos significativos, como ACS y BBK, no está clara', añade.

Asimismo, estas perspectivas han recortado la prima con la que cotizaba Iberdrola por ser una empresa opable. Joan Navarro, de Sabadell Banca Privada, señala que 'ese tema, junto a que se trata de una de las eléctricas más caras de Europa, nos lleva a no tenerla en nuestra cartera de valores'. Sin embargo, Navarro considera que el precio que se baraja por Scottish (800 peniques por acción) es razonable y que no sería dilutivo para los accionistas de Iberdrola a los ratios a los que ahora está cotizando.

En términos empresariales, la fusión sí podría tener sentido estratégico, señala Jordi Padilla. Joan Navarro, por su parte, manifiesta que tendría más sentido una fusión de Iberdrola con Fenosa o con Gas Natural. Y otros expertos destacan que la internacionalización que conllevaría esta operación sería positiva para Iberdrola.

En esta línea, ya han salido las primeras proyecciones. Apuntan que con una transacción exitosa Iberdrola terminaría con un enterprise value (capitalización bursátil más deuda neta) de 65.000 millones de euros. Ocuparía el tercer puesto del sector, precedida de æpermil;lectricité de France (EDF), con 110.000 millones de euros, y por Eon que aun sin Endesa cuenta con un valor empresa de 70.000 millones de euros. La suma de Scottish e Iberdrola tendría una capacidad instalada de generación de más de 36.000 megavatios y conseguiría un beneficio neto de 2.900 millones.

Eon elimina barreras y los inversores piden más

Los últimos pasos dados en el largo proceso por el control de Endesa están en la línea prevista: la CNMV ha aprobado la opa de Eon a la eléctrica y ésta ha solicitado a al Tribunal Supremo y el Juzgado Mercantil número uno de Madrid que levanten las suspensiones cautelares a la opa de Gas Natural. De esta forma resume Jordi Padilla la semana que ahora concluye, al tiempo que destaca que la compañía alemana está dispuesta a quedarse con Endesa aunque no alcance el 50,01% del capital.

A su juicio, el interés de Eon no se debe únicamente al mercado español y al de América Latina que Endesa aporta, sino también al que la empresa española tiene en Italia y Francia

'No obstante, como tiene suficiente capacidad financiera no creo que se arriesgue a quedarse por debajo de ese porcentaje. Es, por tanto, posible que opte por subir su oferta por encima de los 35 euros por acción ahora ofertados'.

La acción, de hecho, cotiza en 36, y ha superado esta cota a lo largo de la semana. Una señal de que el mercado no sólo quiere más dinero, sino que ve verosímil que Eon se rasque el bolsillo un poco más.

Joan Navarro, de Sabadell Banca Privada, también cree posible este aumento, y más si los alemanes creen que se están jugando llegar al 51%. En este caso, asegura, intentarían lograr el apoyo de los fondos y otros inversores institucionales. En cualquier caso considera que, si finalmente Eon se decida a incrementar el precio de la opa, lo hará cuando se hayan resuelto todos los problemas legales que todavía penden sobre esta operación. Por lo tanto, dependerá de a cuánto cotice entonces. Dado que todavía existen varios escenarios en la larga puja por Endesa, la posición del Sabadell Banca Privada es neutral respecto a esa eléctrica.

Casi todos los expertos coinciden en señalar que la oferta española, liderada por Acciona, se enfrenta a dificultades, pero Joan Navarro no descarta alguna. A Sabadell, por otro lado, le sigue gustando Gas Natural, que tendrá que sumarse después a los movimientos corporativos.