Informe

La Unión Europea da un mes a Turquía para salvar el proceso de adhesión

La UE dio ayer una última oportunidad a Turquía para que haga un gesto diplomático hacia Chipre que permita salvar su proceso de adhesión. Bruselas aplaza a diciembre la posible suspensión de las negociaciones.

La Comisión Europea aprobó ayer su periódico informe sobre el estado de negociaciones con los países que aspiran a convertirse en socios de la Unión Europea. La sala de espera, a la que Bruselas recomendó ayer armarse de paciencia, está ocupada en estos momentos por Turquía, Albania y los países surgidos de la desaparecida Yugoslavia (Croacia, Macedonia, Montenegro, Bosnia-Herzegovina y Serbia y su territorio de Kosovo).

El informe sobre Turquía era el más esperado, porque alguna capital comunitaria, como París, defiende la suspensión de las negociaciones de adhesión iniciadas hace un año con el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan. La Comisión, sin embargo, se abstuvo ayer de recomendar tanto, una decisión que aplaza al mes de diciembre.

'La presidencia finlandesa de la UE está haciendo esfuerzos importantes para desbloquear la situación, así que no es el momento de entrar como un elefante en una cacharrería', justificó la prórroga el comisario de Ampliación, Olli Rehn.

El gran obstáculo para continuar las negociaciones, al menos oficialmente, es que Ankara se niega a reconocer a Chipre, miembro de la UE desde 2004. Bruselas quiere que Turquía abra al menos sus puertos y aeropuertos a los barcos y aviones chipriotas, una concesión que Ankara supedita al cese del bloqueo económico que la UE impone a la parte norte de la isla (bajo control turco desde 1974).

La polémica alcanzará su cenit en el próximo Consejo Europeo (14 y 15 de diciembre), cuando los 25 líderes comunitarios pueden decidir sobre el proceso de adhesión de Turquía. La suspensión de las negociaciones requiere la unanimidad, lo que hace muy improbable que se apruebe porque Ankara cuenta con poderosos padrinos tanto dentro (Reino Unido) como fuera (EE UU) de la UE .

Fuentes diplomáticas advierten, sin embargo, que Chipre, como cualquier otro socio, puede vetar la apertura de nuevos capítulos de negociación (hasta ahora sólo se ha abierto uno) lo que abocaría a una suspensión de facto de los contactos.

Examen a candidatos

La ampliación de la Unión Europea 'no es un TGV', advirtió ayer a los aspirantes el comisario europeo Olli Rehn en alusión al veloz tren francés. 'Es más bien un tren que viene lento, lento, donde lo importante es la calidad'.

El informe aprobado ayer delata en efecto importantes carencias en algunos de los candidatos. Croacia debe redoblar el combate contra la corrupción y mejorar las relaciones con sus países vecinos. Turquía debe respetar completamente la libertad de expresión y los derechos de las mujeres. Y la antigua república yugoslava de Macedonia ha ralentizado en 2006 su proceso de reforma. Montenegro se encuentra sólo en las primeras fases de contacto con la UE. Y a Serbia, aún más alejada, se le pide una actitud constructiva con Kosovo, una provincia cuya independencia estudia la comunidad internacional'.