EDITORIAL

Cortocircuitos empresariales

El Ministerio de Industria presentará en las próximas horas su respuesta a los cinco recursos contra las condiciones que fijó la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para autorizar la opa de Eon sobre Endesa. Con esa resolución, dará también respuesta a la Comisión Europea, que considera ilegales las restricciones y ha instado al Gobierno a que se cumplan las reglas y regulaciones comunitarias, bajo la amenaza de acudir a los tribunales.

Se mire por dónde se mire y sea cual sea el desenlace final, la operación Endesa pasará a la historia como un modelo de lo que no ayuda al buen funcionamiento de los mercados y de la actividad empresarial: la politización y la judicialización. La primera, impregna de perversos intereses las operaciones empresariales. Y crea paradojas esperpénticas, como que el pretendido apoyo a la españolidad de una empresa se exprese con respaldo a un grupo de otro país. O situaciones inicuas, como pretender adaptar la normativa sobre la marcha.

La judicialización estaba cantada desde la primera comparecencia pública de Manuel Pizarro, presidente de Endesa, ante el anuncio de la primera opa, de Gas Natural, en septiembre de 2006. Hoy diversos juzgados e instancias, a uno y otro lado del Atlántico, entienden de la operación por iniciativa de casi todos los actores. Y todos con el exclusivo objetivo de cortocicuitar la acción del contrario. Endesa rompió el fuego y todos -excepto Acciona, que ayer recibió autorización de la CNE para tomar hasta el 25% de Endesa- han visto en los juzgados un marco para los negocios. No es ese el camino, salvo que haya indicios de ilegalidad.

La decisión de Industria debe despejar el horizonte para que accionistas y mercado actúen, como debía ser desde el principio. Los primeros no han salido mal del envite: Endesa vale hoy casi el doble que al inicio del proceso. El segundo deberá definir si ésa es la valoración correcta. Y todo este recorrido se podría dar por bueno si sirve para una reorganización que haga más eficiente y competitivo el sector, a nivel español y comunitario. Porque la duda de que lo sea persiste, y no es hoy menor que hace 14 meses.