Participación

Sacyr quiere el 20% de Repsol para ser su primer accionista

La quinta constructora española volvió a dar la campanada. Sacyr Vallehermoso comunicó ayer que quiere pasar del 9,95% que ya tiene en Repsol al 20%. De esta forma, relevaría como primer accionista a La Caixa, que cuenta con un 14%. De momento, el movimiento acordado entre el grupo de Luis del Rivero y la petrolera que preside Antonio Brufau busca reforzar aún más el núcleo duro.

Una semana y media después de desembarcar en la primera petrolera del país, Luis del Rivero anuncia que aspira a convertirse en su primer accionista. Ayer, Sacyr Vallehermoso comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que quiere 'adquirir acciones de Repsol YPF hasta alcanzar un 20% de su capital'.

Desde el pasado día 16, Sacyr ha seguido incrementando su posición y ha comprado un 0,71% a través del Santander (el banco que le financia la operación y también a Acciona la compra del 20% de Endesa), con lo que ya controla el 9,95% de la empresa que preside Antonio Brufau. No quería superar el 10%, el tope en el que una operación es susceptible de ser analizada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), hasta saber si ésta tenía que autorizar o no la compra. Ayer por la tarde, el consejo de esta institución despejó las dudas al considerar que, según la ley del sector de hidrocarburos, no es necesario su permiso. Era la señal que esperaba Sacyr para comunicar al mercado sus intenciones de tomar el control en la petrolera hispano-argentina.

Todos los movimientos de la constructora están siendo cuidadosamente acordados entre Del Rivero y Brufau, como confirmaron diversas fuentes de las empresas. Tampoco a La Caixa le pilla por sorpresa. 'Brufau quiere conformar un núcleo duro de accionistas para realizar alguna operación', según algunas fuentes de la caja catalana. El vacío dejado por el BBVA, que vendió hace unos meses el 5% de Repsol, forzaba a la petrolera a buscar otro socio de referencia que complementara el peso de La Caixa.

REPSOL 11,21 -0,07%
SACYR 2,17 0,18%

Cuando Sacyr compre el 20%, los dos primeros accionistas controlarán un 34%. Pero la operación abre algunas interrogantes, como el papel futuro de La Caixa, que también es accionista de referencia en Gas Natural, aún con su opa por Endesa en suspenso. Fuentes de la entidad confirman que en su plan de cartera industrial no figura quedarse a largo plazo en Repsol, por ser un negocio de mayor riesgo que el de los servicios regulados, pero también matizan que no ven una retirada de la petrolera 'a corto plazo'. La caja que preside Ricardo Fornesa, por su parte, tuvo que salir la semana pasada al paso del rumor que lo situaba como algo inminente y rechazó categóricamente que vaya a hacer movimientos en Repsol.

Otra de las dudas es la intención de Sacyr y la petrolera dentro de la reordenación actual del mapa energético español en la que las constructoras han tomado el mando. La entrada del grupo que preside Del Rivero no pretende defender a Repsol, ya que, de momento, no pesa sobre esta empresa ninguna opa hostil. En cambio, se ha especulado sobre una alianza con una petrolera extranjera.

Duplicar el impacto

En el plano financiero de la compra de Sacyr, no se descarta que el grupo haya firmado ya un preacuerdo con el Santander para que le financie otro 10% de Repsol. La operación puede alcanzar los 5.700 millones de euros.

La constructora tiene, a través de Sacyr Participaciones Mobiliarias, un 5,36% de la petrolera y otro 4,59% a través de coberturas financieras acordadas con el citado banco.

Si el 10% de Repsol aporta al grupo de Del Rivero 400 millones directos al beneficio, según sus estimaciones, ahora el impacto se multiplicaría por dos y el resultado anual puede más que duplicarse, hasta crecer un 120%.

La vicepresidencia

Del Rivero y el tercer accionista de Sacyr, el empresario Juan Abelló, entrarán en breve en el consejo de Repsol. Saldrán Gonzalo Anes y Marcelino Oreja, vocales en FCC. Sacyr tendrá más peso y se plantea pedir una vicepresidencia en la petrolera.

La CNE estima que no debe pronunciarse

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) acordó ayer que no debe pronunciarse sobre la adquisición del 9,95 % de Repsol YPF por parte de la constructora Sacyr, ya que la petrolera no desempeña actividades reguladas, según fuentes cercanas a la CNE.

La legislación permite a la CNE pronunciarse sobre compras superiores al 10% o cualquier otra que conceda 'influencia significativa' en compañías que tienen negocios regulados (transporte y distribución de gas y electricidad). En un principio, la CNE había descartado analizar la operación, ya que no superaba el 10%, pero encargó un informe a sus servicios jurídicos para que determinaran si Repsol YPF desempeñaba actividades reguladas.

Por otro lado, la CNE ha pedido información adicional a Iberdrola dentro del informe que sigue por la petición de la constructora ACS para superar el 10% de la eléctrica y poder ejercer derechos políticos más allá del 3 %, informa Efe.

El grupo que preside Florentino Pérez controla el 35% de Unión Fenosa y, según el Real Decreto-Ley 6/2000, debe optar por ejercer sus derechos políticos en una de las dos eléctricas ya que son competidoras directas.

El máximo órgano del regulador energético estudió también si permite a Acciona superar el 10% de Endesa, pero no adoptó ninguna decisión.