Industria aeronáutica

El nuevo presidente de Airbus anuncia que el plan de ajuste incluye supresiones de empleo

Un día después de que EADS, propietario del fabricante de aviones Airbus, anunciase que aceptaba la renuncia de su anterior presidente, su sustituto en el cargo ha afirmado que el plan de ajuste al que se va a enfrentar la empresa implicará supresiones de empleo "de estructura" pero no de la parte de fabricación. Louis Gallois, en una entrevista a la emisora de radio Europe 1, ha asegurado además que se aplicará siguiendo un principio de "equilibrio entre los diferentes países" socios.

Gallois ha señalado que el plan de ajuste aprobado la semana pasada por su casa matriz EADS, y que debe recortar los gastos de estructura en un 30%, "evidentemente será doloroso porque habrá supresiones de empleo" y se replanteará el funcionamiento de las fábricas.

Suavizando sin embargo el discurso, ha asegurado que no hay todavía una cifra para la disminución de la plantilla ni dónde se hará porque "hay que discutir" pero avanzó que se realizará con "equilibrio entre los diferentes países" de forma que "no se pida todo a un país y nada a otro".

AIRBUS GROUP 93,24 -1,76%

Problemas de integración

En una alusión indirecta a la voluntad de su predecesor, Christian Streiff, de unificar el ensamblaje del avión gigante A380 en Toulouse a donde quería trasladar la actividad que se realiza en Hamburgo, ha coincidido con él en que "no podemos vivir con dos líneas de ensamblaje" para un mismo aparato, pero ha asegurado que no se ha tomado todavía ninguna decisión: "es demasiado pronto para decir qué avión se hará en qué lugar".

La crisis actual de Airbus, generada por los retrasos acumulados de dos años en las entregas del avión gigante A380 de un costo evaluado de 4.800 millones de euros hasta 2010, la atribuyó a un "cuello de botella" industrial a causa del cableado del aparato. Gallois ha explicado que los problemas se generaron en la planta de Hamburgo, pero ha negado que la culpa sea de la parte alemana de la empresa: "los problemas son de integración de Airbus, no de Hamburgo".