EDITORIAL

Estrecheces de la Bolsa

La oleada de movimientos corporativos que vive la Bolsa genera una consecuencia indeseada: el estrechamiento del mercado por la reducción del capital flotante de las empresas. Los grupos empresariales y los inversores institucionales toman posiciones a ritmo acelerado en las firmas cotizadas a costa de los pequeños inversores. A corto plazo éstos salen beneficiados por el repunte de las cotizaciones, pero a largo se genera un mercado más estrecho, con precios muy volátiles y en el que se hace más difícil entrar y salir. El fenómeno viene acompañado por el número creciente de exclusiones de Bolsa. Sin embargo, el incipiente proceso de consolidación empresarial en Europa obligará a las empresas españolas a financiarse más en la Bolsa, y ello debería paliar la creciente estrechez del mercado.