EDITORIAL

La inflación afloja

El Índice de Precios de Consumo armonizado descendió en septiembre hasta el 3%, tasa desconocida desde la primavera de 2005. Un avance de los precios del 3% sigue siendo exagerado, pero no tan alejado del objetivo de la autoridad monetaria como el 4% que ha mantenido España durante meses. En buena parte, el descenso de septiembre es imputable al precio de los carburantes, algunas partidas alimentarias y el tabaco, cuyas fuertes alzas del año pasado son ahora excluidas de la tasa interanual. El tabaco subió en septiembre del año pasado un 0,9%, con una repercusión de décima y media; y los carburantes acumularon un tasa interanual con la subida de septiembre de 2005 del 20,5%, con un impacto de punto y medio. El descenso general de ocho décimas seguirá teniendo carácter coyuntural si no va acompañado de políticas activas contra las alzas de precios y márgenes, que lentamente minan la competitividad de la economía.