Descenso

La inflación baja al 3%, la tasa más moderada en 16 meses

Septiembre está dando un respiro a la inflación, aprovechando la reducción de los precios del petróleo de los últimos días. Así, el IPC español en tasa armonizada con la Unión Europea ha caído hasta el 3% interanual, ocho décimas menos que el 3,8% de agosto, según la estimación preliminar hecha publica ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Habrá que esperar diez días para conocer el dato exacto sobre el comportamiento de los precios de consumo. Sin embargo, con el adelanto publicado por el INE, se pone en evidencia una fuerte reducción del IPC. Pocas veces se ha producido un recorte de 0,8 puntos (del 3,8% al 3%) en un sólo mes, en tasa interanual, haciendo buenas las previsiones del secretario de Estado de Economía, David Vegara, sobre la posibilidad de un 'buen dato' de IPC en septiembre. De confirmarse esta estimación, la inflación armonizada habría caído en España hasta niveles desconocidos desde mayo de 2005.

A falta de conocer las cifras desagregadas que Estadística dará el miércoles que viene, el Gobierno intuye que este escalón a la baja se ha producido por dos factores: la bajada del precio del petróleo y el buen comportamiento de algunos alimentos.

En cuanto al crudo, el barril de Brent, de referencia en Europa, ha ido desinflándose en las últimas semanas desde los 78 dólares a los que llegó a cotizarse a principios de agosto, hasta los 62 dólares actuales. A ello hay que unir el efecto comparativo sobre septiembre de 2005, cuando el petróleo sufrió una variación contraria, con un fuerte crecimiento, afectado por el corte del suministro de algunas refinerías, tras el paso del huracán Katrina.

El Gobierno prevé nuevos recortes siempre que el precio del crudo no vuelva a repuntar

Por otro lado, se está notando un buen comportamiento de algunos alimentos que, hasta ahora, habían registrado un fuerte crecimiento. Entre ellos, se encuentra el aceite. Hasta agosto había acumulado un subida del 25% sobre los doce meses anteriores. Una vez desaparecida buena parte de los movimientos especulativos, el precio del aceite de oliva (uno de los más utilizados) ha ido rebajándose, acomodándose a unos valores más cercanos a los principios de año.

A un punto aún del objetivo

No obstante y a pesar de la mejora del IPC en septiembre, la inflación sigue por encima de los niveles considerados óptimos. El Banco Central Europeo (BCE) cifra el objetivo de precios en la zona euro en el 2%. Por tanto, la inflación española se encontraría aún un punto por encima del listón de referencia. Además, hay que tener en cuenta que el IPC también está desacelerándose en Europa, como consecuencia también de la bajada generalizada de los precios del petróleo. Ello incide en el diferencial de inflación entre España y la UE, manteniendo su nivel por encima del punto (a favor de la media comunitaria).

Por su parte el secretario de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, señaló ayer que la bajada de la inflación no es mérito del Gobierno sino, más bien, de la mejora de la coyuntura internacional. 'No se puede confiar en escenarios favorables de bajadas de precio de la energía y de efectos escalón para solucionar el problema de la inflación', dijo a Efe. Desde el Ministerio de Economía se espera que el dato del 3% de inflación de septiembre se mantenga en los próximos meses e incluso pueda mejorarse en alguna décima, siempre que no se vuelva a producir un nuevo encarecimiento del petróleo, algo que ya ocurrió en 2005.

700 millones en pensiones

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, estaba ayer feliz con el dato del IPC. Y no es para menos, pues en noviembre se analiza la desviación en el pago de las pensiones. A principio del año se subió el 2%, el objetivo de inflación marcado por el BCE, pero las pensiones al final deben subir igual que el IPC, y para ello se establece noviembre para fijar el cálculo.

Ayer Caldera cifró en 70 millones lo que cuesta cada décima del IPC a las arcas de la Seguridad Social, a lo que hay que sumar otros 70 millones sobre las cuentas del año que viene pues consolida. Caldera declaró que la inflación podría terminar incluso por debajo del 3%. Si finalmente lo hiciese en esa cifra; es decir, un punto porcentual por encima del 2% subido en enero, el coste total para la Seguridad Social alcanzaría los 700 millones de euros a abonar en un sólo pago, normalmente en enero, más otros 700 millones consolidados para el conjunto de 2007.