Andy Green

'Me impresiona el crecimiento de la filial española'

Green destaca la importancia de dar calidad en los servicios a clientes cada vez más internacionales y el buen desarrollo de la filial española.

Ambiciosos'. Así definió Andy Green los planes de crecimiento hasta 2009 de su empresa, BT Global Services, en un encuentro con analistas y prensa celebrado en Londres el jueves pasado. La división de BT dedicada a dar servicios de telecomunicaciones a empresas creció un 4% en el primer trimestre del año, hasta los 3.279 millones de euros. Da servicio en más de 170 países. Ahora, según explicó Green, se han marcado como objetivo centrarse en el crecimiento global y reducir costes hasta 596 millones de euros. Como si fuera un slogan, Green afirmó que pretenden 'ser tan familiares para la gente de negocios en Nueva York, Tokio y Mumbai como lo somos para nuestros clientes europeos'.

En una entrevista posterior con Cinco Días, Green afirmó que 'los clientes españoles son cada vez más internacionales y nosotros somos una opción lógica para su negocio'.

¿Cuál es el eje principal de su estrategia a nivel mundial?

'Los clientes españoles son más exigentes que los americanos'

'Brasil va a ser clave para el desarrollo de nuestra nueva línea de negocio'

'Para 2009, vamos a doblar nuestros resultados en China, Japón e India'

El intercambio de información a través de la red está cambiando la forma en que se hacen los negocios. Lo que la mayor parte de las compañías buscan es un socio de negocios que tenga capacidad para operar con ellos en la parte del mundo donde se desarrolle su empresa. Nos estamos concentrando en esos grandes clientes que se mueven alrededor del mundo y también alrededor de su oficina, que deslocalizan su negocio hacia lugares con menores costes y que requieren un servicio de calidad. Nuestra línea de negocio tiene que ver más con esta capacidad.

¿Los clientes españoles siguen esta pauta de desarrollo?

Cada vez dan más señales de presencia en otros mercados que no son el suyo. Por ejemplo, tenemos una muy buena relación de negocios con el Banco Santander. Es una empresa con mucho potencial de crecimiento alrededor del mundo y queremos estar presentes en su desarrollo. La idea es que nuestros servicios les ayuden a conseguir sus resultados financieros mucho más pronto.

¿Y los demás?

El Santander es el ejemplo que pongo siempre pero tenemos muchos otros clientes españoles muy buenos y con mucho potencial de crecimiento. Lo que me resulta muy curioso es que, en las encuestas de mercado, los españoles resultan ser clientes más exigentes que los americanos. Después, sin embargo, se muestran muy satisfechos con nuestros servicios.

Ha comentado ante los analistas que espera un crecimiento de dos dígitos para la filial española...

¡Hace seis o siete años que España está creciendo a un ritmo del 20%! Estoy muy impresionado con el equipo, creo que están haciendo un trabajo increíble. Consiguen un alto grado de fidelidad de sus clientes. Entienden perfectamente el negocio y su mercado y le sacan partido. Continuaremos velando porque alcancen cifras de crecimiento muy ambiciosas.

La filial española asumió la gestión de los negocios de BT en Latinoamérica el año pasado. ¿Cómo se está desarrollando?

Estoy muy satisfecho. Tenemos presencia en 26 países, acabamos de abrir unas oficinas centrales en Río de Janeiro y estamos a punto de crecer en esta división. Brasil va a ser clave en nuestro desarrollo. Va a ser uno de los puntos en los que practiquemos nuestra nueva visión del negocio, teniendo presente el objetivo de reducción de costes marcado por la compañía. Estamos en proceso de expansión y creo que podemos esperar un fuerte desarrollo en estos países.

¿Qué importancia tienen los mercados emergentes para BT?

Para el año fiscal 2008-2009, queremos doblar nuestros resultados en China, Japón o la India pero también en EE UU. Partimos de unos resultados de 750 millones de euros.

¿Qué clientes enfrentan en esos mercados?

De dos tipos. Por un lado, tenemos que dar servicio a empresas globales, muy grandes, que se están asentando en este tipo de economías de menor coste y que piden el mismo servicio en Tokio que el que obtienen en Londres o Madrid. Queremos asegurarnos de garantizar ese desarrollo. Junto a ellas, estamos detectando clientes fuertes que llegan desde los mercados emergentes, grandes empresas brasileñas o chinas que exigen un servicio competente en todas las partes del mundo al mismo nivel que las europeas o las americanas.

'Un teléfono 'inteligente' que ahorra a la empresa

Green tiene claro que la factura del teléfono es un punto importante dentro de los costes de la empresa. 'Un empleado quiere localizar a otro empleado de su empresa, coge el teléfono móvil de la compañía y llama a través de la red GSM', explica Green, mientras apunta que estas llamadas entre empleados suponen una buena parte de la factura telefónica. 'Y ya estoy pagando una conexión de internet entre mi oficina de Madrid y mi oficina de Londres', replica algo indignado. Para reducir este coste de llamadas, BT lanzará en 2007 su servicio BT Fusión, un teléfono convergente fijo-móvil que ya está disponible para consumidores y pymes. 'El mismo teléfono encuentra el número en la agenda, lo marca y se conecta con un servidor IP que me comunica con el interlocutor que deseo a través de la red Wifi', explica Green.

El directivo hace toda una declaración de intenciones al respecto de este terminal inteligente: 'Quiero que mi teléfono me comunique con la persona que yo quiero de la forma más barata posible. Puede ser a través de la red de GSM porque no haya Wifi disponible o a través de internet pero que sea la ruta más barata'. En caso de que se envíe un mensaje con datos, el teléfono detectará la capacidad de la red, si es Wifi o GSM, para desplegar toda la información o enviar sólo lo imprescindible.

Esta nueva tecnología llegará a Italia y al Reino Unido a comienzos del año que viene. 'Lo está probando el Ayuntamiento de Leeds pero tiene muchos más pretendientes en todo el mundo'. Las empresas españolas tendrán que esperar hasta la primavera de 2007. BT firmó un acuerdo con Alcatel para dar este servicio a los consumidores, pero Green aseguró que 'no necesitan un nuevo socio' para hacer frente al servicio a empresas. ¿Se utilizará el mismo aparato? 'Siempre que tenga el software necesario, pero cuando reduce un 20% los costes de roaming a una empresa el aparato es lo de menos', afirma.