Adquisición

Merck se suma a las compras

Serono ha encontrado comprador. Merck pagará 16.600 millones de francos suizos (10.437 millones de euros) por el control de la primera biotecnológica europea. Merck se recupera así del fracaso de la opa por Schering.

Un gigante farmacéutico y biotecnológico. Merck anunció ayer su fusión con Serono y se posiciona así como la primera biotecnológica de Europa y la tercera del ranking mundial. El grupo alemán compró a la familia Bertarelli el 64,5% que poseen de Serono a un precio de unos 690 euros por acción, según un comunicado de la farmacéutica.

En marzo, el grupo Merck se quedó a las puertas de hacerse con el control de otra de las grandes farmacéuticas alemanas, Schering. Sin embargo, su competidora Bayer ganó la puja. Pagó 17.000 millones de euros por la compra, la mayor operación de Bayer en sus 143 años de historia y la mayor consolidación en la industria alemanas del fármaco.

El mercado recibió de forma dispar el sorpresivo anuncio de la fusión. Las acciones de Merck cayeron un 4,7% en la Bolsa de Fráncfort. Los títulos de la suiza Serono se dispararon un 17,6%. Los expertos descartan que se pueda presentar una contraopa inesperada.

Merck nunca había renunciado a buscar oportunidades de adquisición. El objetivo era encontrar empresas que aportaran 1.000 millones de euros en investigación y desarrollo y tuvieran presencia internacional. Necesitaba encontrar un compañero para desarrollar productos tras el fracaso en la compra de Schering y el abandono de su línea de investigación de fármacos contra el Parkinson.

Una vez concluida la venta de las acciones de los Bertarelli, el grupo farmacéutico alemán lanzará una opa para adquirir, por un precio similar, las acciones de Serono en poder de los pequeños accionistas. Esta cantidad supone una prima del 29% respecto de la cotización media de Serono los últimos 30 días. El valor total de la operación ascenderá a los 16.600 millones de francos (10.437 millones de euros).

El presidente de Merck, Michael Roemer, consideró que la adquisición de Serono 'desarrollará sus negocios farmacéuticos de forma visible y colocará a Merck en una posición dominante en el terreno de la biotecnología'. El presidente de Serono, Ernesto Bertarelli, declaró estar 'satisfecho' con la venta y aseguró que permanecería en la nueva compañía tanto tiempo como Merck le necesitara.

Serono es la primera biotecnológica de Europa y la tercera del mundo. Comercializa ocho productos biotecnológicos. Opera en 90 países y emplea a 4.900 personas. En España, tuvo una facturación en 2005 de 176,5 millones de euros y tiene 236 empleados. Tiene sede en Ginebra.

Con este anuncio, Serono pone fin a casi un año de intentos de venta entre varias compañías del sector. Tras cinco meses de búsqueda infructuosa y de que Novartis y GlaxoSmithKline se retiraran como compradores, Serono optó por la autonomía. La empresa declaró que intentaría crecer a través de adquisiciones de otras compañías, para lo que contaba con varios millones de dólares.

Complementariedad y creación de valor

Merck admitía ayer que su división de fármacos es 'demasiado pequeña' para competir en un mercado de 550.000 millones de dólares (437 millones de euros). Con la compra de Serono, el grupo añade cerca de 2.000 millones de euros a sus ventas de fármacos anuales. La combinación de ambas empresas supondrá unas sinergias para el grupo de cerca de 100 millones de euros. Los analistas señalaban ayer que era una unión 'adecuada' de empresas 'complementarias'.

De acuerdo a los resultados de las compañías anunciados en 2005, la nueva Merck-Serono Biotechnologies tendrá una cifra de negocio de 7.700 millones de euros. Casi la mitad, alrededor de 3.600 millones, vendrían generados por las ventas en el sector de la biotecnología. La compañía empleará a más de 3.500 profesionales en el mundo.