EDITORIAL

Competencias claras

El sistema financiero español es reconocido como de los más solventes y seguros del mundo. Una de las razones por las que ha alcanzado ese estatus es la encomiable labor de regulación y supervisión del Banco de España. Las exigencias, a veces consideradas excesivas por el sector, no han hecho sino crear un sistema fuerte, admirado y en expansión internacional. Por eso es más inexplicable la sorpresa con que la Administración autonómica vasca dice haber encajado que el Banco de España acuda a los tribunales para defender sus competencias. La entidad ha demandado ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco al Departamento de Hacienda autonómico, por considerar que ha vulnerado sus competencias al realizar, por su cuenta y sin contar con el Banco de España, una inspección y un posterior requerimiento a la Kutxa de Guipúzcoa. Es una labor que antes venían haciendo coordinadamente ambos organismos. Hace bien el Banco de España en clarificar competencias.