Crisis política

El líder golpista anuncia que el Gobierno militar de Tailandia durará dos semanas

El general Sondhi Boonyaratklin asegura que la medida era necesaria para acabar con la crisis política.- El primer ministro derrocado ha llegado esta mañana a Londres

El jefe del Ejército y líder del golpe de Estado perpetrado ayer en Tailandia, el general Sondhi Boonyaratkalin, ha asegurado hoy que el nuevo Gobierno militar permanecerá dos semanas en el poder. Mientras, Thaksin Shinawatra, y un pequeño grupo de acompañantes han llegado a Londres, donde podría reunirse con sus familiares trasladados a su lujosa mansión de la capital británica, según ha informado el diario tailandés The Nation.

El líder golpista ha anunciado también que da un plazo de un año para que se reforme la Constitución. Una vez aprobado el nuevo texto en referéndum, se convocaría nuevas elecciones democráticas en el país.

Thaksin suspendió el discurso que tenía previsto pronunciar ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York y tomó un vuelo chárter ruso con el viceprimer ministro, Surakiart Sathirathai; su portavoz, Surapong Suebwonglee; y su asistente personal, Padung Limcharoenrat.

Los miembros del gobierno, derrocado por el golpe de Estado perpetrado ayer, podrían constituir un ejecutivo en el exilio, según el diario tailandés. Esto, obligaría al autonombrado primer ministro y líder del golpe de Estado, el general Sondhi Boonyaratklin, a convocar a los embajadores de países extranjeros para aclarar la situación.

El jefe del Ejército tailandés, Sonthi Boonyaratglin, prometió, en un discurso televisado anoche, devolver el poder al pueblo. "El Consejo [para la Reforma Política] no tiene intención de gobernar el país por sí mismo y devolverán el poder al pueblo, bajo una monarquía constitucional, lo antes posible", ha dicho Sonthi, flanqueado por otros cuatro líderes del citado Consejo, que ayer se hizo con el poder.

Boonyaratklin, líder de los golpistas, dijo que la medida era necesaria para acabar con meses de crisis política y ha acusado a Shinawatra de corrupción, nepotismo y de haber causado una división sin precedentes en la sociedad tailandesa. "Hemos tomado el poder. La Constitución, el Senado, la Cámara de Representantes, el Gobierno y el Tribunal Constitucional han sido anulados", ha añadido el jefe militar. Los responsables del golpe de Estado han prohibido asimismo las reuniones de más de cinco personas y han impuesto estrictos controles sobre los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Golpe de Estado

Un sector de las Fuerzas Armadas de Tailandia dio ayer por la tarde un golpe de Estado para derrocar al primer ministro, Thaksin Shinawatra, cuya autoridad estaba muy deteriorada por los escándalos de corrupción. Los golpistas emitieron un mensaje por televisión en el que anunciaban la creación de un Consejo Administrativo para la Reforma.

Una columna de tanques asediaba ayer los alrededores de la sede del Gobierno de Tailandia; medio centenar de soldados entraron en el edificio. El comandante del Ejército tailandés ha asumido el gobierno del país y ha declarado la ley marcial. Es supone medidas de urgencia como la suspensión de la Contitución de 1997, del Parlamento y de la Corte constitucional. Los golpistas han declarado una autoridad provisional leal al rey de Tailandia.

"Todo está controlado"

La Embajada española en Tailandia ha asegurado este miércoles que no existe peligro para los españoles que se encuentran en este momento en el país. "No hay, ni ha habido peligro para las personas. Fuera del ámbito político, todo está controlado", ha declarado a Europa Press el embajador, Juan Manuel López Nadal, que ha indicado que los españoles que se encuentran en este momento en el país, 420 registrados y más de un millar de turistas, no tienen nada que temer. Sin embargo, aconseja que, en la medida de lo posible, no salgan a la calle, para evitar zonas donde se puedan producir enfrentamientos.

Crisis política

Thaksin, un multimillonario de 56 años, se enfrenta desde hace meses a una crisis política y popular. Desde principios de año se han encadenado las protestas en las calles contra el primer ministro, al que sus rivales acusan de corrupción. El pasado mes de abril convocó elecciones legislativas para refrendar su gestión. Los tres principales partidos de la oposición boicotearon los comicios, que se interpretaron como un referendo sobre su gestión al afirmar el primer ministro que dimitiría si su partido Thai Rak Thai (TRT, Tailandeses Aman lo Tailandés) no lograba el 50% de los votos. Las elecciones fueron declaradas no válidas, y estaban por repetirse en breve.

Kofi Annan rechaza el Golpe de Estado

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha pedido calma a la población tailandesa ante el golpe de Estado, y ha asegurado que las Naciones Unidas no apoyan ningún cambio de gobierno que no sea democrático. En declaraciones recogidas por la CNN, Annan ha reconocido que no tenía "todos los detalles" de lo que ocurría en el país asiático, si bien podía decir que rechaza todo cambio gubernamental que no provenga de las urnas.

Annan ha señalado que "como ha dicho la Unión Africana, por ejemplo, no apoyamos a aquellos que llegan al poder a punta de pistola. No tengo todos los detalles, pero lo que ha ocurrido no es una práctica que tengamos que alentar". El secretario general de la ONU ha recomendado al pueblo tailandés que mantenga la calma, y ha recordado que en el pasado ha sido capaz de construir una "democracia y unas instituciones sólidas, bajo el liderazgo del rey del país". "Estoy seguro de que serán capaces de restaurar las instituciones y de regresar al sistema democrático tan pronto como sea posible".