'Telecos'

La CMT fuerza a Telefónica a dar mejor servicio a sus rivales y bajar el precio del ADSL

Malas noticias para Telefónica. La CMT ha terminado al fin la nueva normativa de ADSL mayorista y en ella introduce un control más férreo al ex monopolio para que dé servicio adecuado a sus rivales, así como una fuerte rebaja de precios. ¿El objetivo? Ampliar la competencia en el mercado de ADSL, donde Telefónica tiene el 71% de la cuota y la sigue aumentando.

Las presiones sobre la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) han sido tremendas en los últimos meses. En sus manos estaba la revisión de la normativa que regula el acceso al bucle de abonado de Telefónica -conocida como OBA-, la infraestructura más preciada del ex monopolio, aquélla que permite llegar directamente a los usuarios. A través de ella se dan las archifamosas ofertas de ADSL a velocidades supersónicas, tanto de Telefónica como de sus rivales, que tienen que negociar con el ex monopolio el acceso a las centrales donde están los bucles. Eso es lo que regula la OBA.

Y ahora que la competencia se ha olvidado de la telefonía fija y se ha trasladado a la banda ancha, la OBA resulta clave. Telefónica es consciente de ello y por eso pedía a la CMT cambios en esta norma que ampliaran la vigilancia sobre sus competidores -Wanadoo, Ya.com, Jazztel...- y endurecieran la regulación para evitar fraudes. Mientras, los rivales presionaban en sentido contrario: más control sobre el ex monopolio, multas, mayores servicios y menores precios de acceso a sus instalaciones.

La CMT se ha quedado en el camino intermedio. No ha contentado a los rivales, pero mucho menos a Telefónica. La nueva normativa incluye toda una cascada de requisitos que debe cumplir a partir de ahora. Para evitar que la operadora niegue o retrase el desarrollo de los competidores en ADSL, tendrá que hacer públicos parámetros de calidad y todos se refieren al tiempo que tarda o el grado de cumplimiento en fechas de las peticiones de sus oponentes.

TELEFÓNICA 7,03 -0,24%

Más allá de la fiscalización a Telefónica, los rivales han logrado que la CMT la castigue. Si incumple determinadas obligaciones, Wanadoo, Ya.com, Jazztel o el resto tendrán derecho a un mejor servicio con una menor inversión en el bucle. La mala noticia es que ellos habían pedido que esta situación fuera factible en todo momento.

Menos coste para los rivales

Quizá el cambio más importante es en materia de precios. La CMT ha rebajado la tarifa del acceso al bucle de Telefónica que requiere una mayor inversión por parte de las otras operadoras con el objetivo de incentivar este comportamiento y que las mejores ofertas de ADSL se extiendan a una mayor parte de la población. El recorte es del 20,9% en el llamado bucle completamente desagregado, que es el que se usa ahora y más en el futuro para dar los 20 megas.

En estos momentos, la merma de ingresos para Telefónica será de 8,7 millones al año, porque hay poco más de 306.786 bucles de este tipo, pero a medio y a largo plazo la cifra será mayor.

La única buena noticia que recibió la operadora dominante es la rebaja del plazo en que sus rivales pueden tener reservado espacio en sus centrales sin ocuparlas. Será de seis meses, lo que impedirá que compañías hagan peticiones muy por encima de sus planes o posibilidades y perjudiquen a otros.

Fuera de la OBA pero siempre en territorio ADSL, la CMT ha impedido a Telefónica lanzar una nueva oferta de varios megas a menos que la ponga a disposición de sus rivales para que puedan replicarla en toda España. La operadora pretendía darla sólo en determinadas zonas, algo que el regulador considera discriminatorio. Otra vez, la intención de la CMT es aumentar la competencia, al permitir que todos tengan las mismas armas, pero Telefónica cree más bien que se le ponen trabas a todas sus iniciativas.

Dudsa razonadas

Las decisiones adoptadas ayer por la CMT tienen el objetivo teórico de aumentar la competencia en ADSL y beneficiar al usuario, pero Telefónica no está de acuerdo. La operadora ha cuestionado en muchas ocasiones un exceso de intervencionismo y un modelo que le impide lanzar ofertas que redunden en el beneficio y en unos menores precios para los clientes.

La rebaja del móvil se retrasa

Los consejeros de la CMT tuvieron ayer un día duro. Era su segundo consejo tras el parón de agosto y para él dejaron resoluciones de importancia vital para el sector. Empezaron a las 10 de la mañana y estuvieron reunidos sin siquiera salir a comer hasta bien entrada la tarde. Hubo tiempo de aprobar la nueva OBA y paralizar una oferta de Telefónica, pero no para el tema estrella del verano: la rebaja de los precios de terminación del móvil.

La CMT ha propuesto recortar un 50% hasta 2008 las tarifas que Telefónica, Vodafone y Amena se cobran entre ellas y, sobre todo, facturan a las operadoras de telefonía fija por terminar las llamadas en sus redes. Ayer debía aprobarse la propuesta definitiva, tras el periodo de alegaciones, pero no fue así. El asunto se ha dejado para el próximo jueves.

Por supuesto, los consejeros tuvieron la agenda cargada y puede que el retraso fuera cosa de la falta de tiempo, pero lo cierto es que su propuesta ha sido muy polémica y las críticas de las operadoras de móvil, furibundas. En juego están 500 millones de euros de ingresos, así que la presión que han ejercido durante el periodo de alegaciones ha sido intensa. También ha contribuido a enrarecer el ambiente la decisión del miércoles del regulador británico de hacer una rebaja mucho menor a la española. Hay opiniones en la CMT que dicen que esta rebaja ayudará a bajar los precios finales que pagan los clientes, pero otros consideran que sólo ayudará a las operadoras de fijo.