Informe

El FMI prevé un incremento del déficit corriente español

El Fondo Monetario Internacional estima que los principales desequilibrios de la economía española -déficit corriente e inflación- se mantendrán al menos hasta el año que viene. Su informe sobre economía mundial avala la recuperación de la zona euro.

La incipiente mejora de las exportaciones españolas no servirá para poner coto al déficit corriente. Esa es, al menos, la opinión del Fondo Monetario Internacional, que estima que el desequilibrio alcanzará este año el 8,3% del Producto Interior Bruto, frente al 7,4% del año anterior y el 8,7% esperado para 2007. En términos absolutos, sólo Estados Unidos mantiene frente al resto del mundo un déficit por cuenta corriente mayor que el español.

Las previsiones publicadas por el FMI en su informe económico mundial señalan el grave deterioro de la balanza comercial español. Sólo el superávit de los servicios maquilla el desequilibrio entre compras y ventas de bienes al exterior, pero lo hará cada vez en menor medida. La rúbrica del turismo, tradicional contrapeso en la balanza de pagos, refleja un saldo positivo decreciente, a medida que los españoles realizan más viajes al extranjero.

Inflación sostenida

El Fondo tampoco ofrece noticias esperanzadoras respecto al otro gran problema de la economía española: la subida de los precios. Las previsiones apuntan a que el IPC crecerá este año un 3,8%, aproximadamente el doble del objetivo de 'estabilidad de precios' definido por el Banco Central Europeo. El diferencial con la zona euro (principal destino de las exportaciones españolas) alcanzará 1,5 puntos, ahondando así el déficit comercial.

El Fondo corrige una décima al alza la previsión de crecimiento del PIB para este año (hasta el 3,4%), aunque recorta otras dos para 2007 (3%). El organismo dirigido por Rodrigo Rato avala la recuperación económica de la zona euro, al apostar por un crecimiento del 2,4% este año, su techo desde que comenzó la década, y muy por encima del 1,3% del año pasado. El eje de la recuperación será la demanda interna, particularmente la inversión. Los buenos resultados empresariales empiezan a generalizarse en los países del euro, particularmente en Alemania.

El informe advierte de numerosos riesgos que podrían echar por tierra las previsiones. Algunos afectan de forma especial a España, como el caso del precio de la vivienda 'que sigue siendo elevado y podría sufrir presión por los crecientes tipos de interés'. El FMI, igual que otros organismos como el BCE o el Banco de España, teme que una brusca corrección a la baja de los precios de la vivienda lleve a un parón en el consumo y, en definitiva, al estancamiento económico.

El otro punto de foco de las alarmas del FMI es el de el envejecimiento de la población europea. Así, los autores del informe llaman a que el 'ciclo alcista' que vive la zona euro se traduzca en una expansión de larga duración que sirva para 'reforzar las posiciones fiscales a la vista del envejecimiento de la población'.

EE UU desacelera y China sigue firme

El documento del FMI refleja un mantenimiento del ciclo económico alcista para el conjunto del planeta. El PIB mundial crecerá este año un 5,1%, y el próximo, un 4,9%, según sus previsiones. De confirmarse, la economía global acumularía cinco años creciendo por encima del 4%, una racha inédita desde los años 70.

Buena parte del motivo de este buen comportamiento global está en China, cuyo crecimiento lleva instalado en el entorno del 10% desde hace varios años. Por su parte, su vecino Japón parece confirmar su recuperación después de una década de estancamiento. Según el FMI, crecerá un 2,7% este año, y un 2,1% el próximo. Con todo, el mayor motor económico mundial seguirá siendo Estados Unidos. El FMI le atribuye un crecimiento del 3,4% este año y del 2,9% para el que viene. La previsión de 2007 supone un recorte de cuatro décimas respecto a la que realizara el propio Fondo en abril.