EDITORIAL

Conciencia de consumo

La trascendencia mediática de algunas ineficiencias en los servicios esenciales de este país y la concienciación de los consumidores están contribuyendo a que estos últimos puedan ver paliadas económicamente esas disfunciones. El colapso del aeropuerto de El Prat a finales de julio, más allá del perjuicio causado a las personas afectadas, se ha saldado con una rápida indemnización de 250 euros. Ahora, la Audiencia de Burgos, tras una demanda de Ausbanc, ha sentenciado que el colapso circulatorio que se produjo en febrero de 2004 en la autopista AP-1 se debió a una negligencia de la concesionaria, que debe abonar a cada afectado 150 euros. Este papel activo de los consumidores debe ir acompañado, en todo caso, por un eficaz control por parte de los reguladores públicos en cada sector de actividad.