Fiscalidad

La UE admite el derecho de las filiales a tributar donde se establezcan

El conflicto se originó en 2000, cuando Inland Revenue, la autoridad fiscal británica, exigió al fabricante el pago de 8,6 millones de libras en concepto de impuesto de sociedades por los beneficios obtenidos por la filial CSTI en el país vecino.

La normativa británica en materia fiscal establece que las filiales cuyas matrices tienen como mínimo un 50% de titularidad británica, deben cotizar en territorio británico si el tipo impositivo que se aplica en el otro país es inferior a tres cuartas partes del tipo que se aplica en suelo británico.

El principal objetivo de esta norma es que la matriz pague la diferencia entre el impuesto abonado en el extranjero y el impuesto que hubiera debido abonar si la sociedad residiera en el Reino Unido. A la aplicación de esa norma se le pueden aplicar algunas excepciones, como cuando la filial distribuye el 90% de los beneficios en el territorio fiscal de la matriz.

Ante esa petición, Cadbury Schweppes interpuso una demanda ante el Tribunal de Justicia de la UE, que determinó ayer el derecho del fabricante a pagar sus impuestos en Irlanda. 'Es una sentencia muy importante porque la jurisprudencia creada servirá para eliminar los obstáculos fiscales en el mercado interior de los 25', aseguró la portavoz comunitaria de Fiscalidad, María Assimakopoulu, nada más conocer la sentencia.

Eludir impuestos

El Tribunal de la UE considera que la ley británica establece restricciones a la libertad de establecimiento. 'Una ley nacional restrictiva sólo puede justificarse con los montajes empresariales para eludir el impuesto nacional'.El Tribunal de Justicia de la Unión Europea rechazó ayer los argumentos de la autoridad fiscal británica y reconoció el derecho del fabricante de dulces y refrescos Cadbury Scheweppes a cotizar en Irlanda, dónde tiene dos filiales (CSTS y CSTI).