Bolsa

La confianza empresarial alemana mantiene el Ibex sobre los 12.000

La Bolsa europea vivió ayer una jornada de optimismo relativo tras la publicación del índice IFO de confianza empresarial alemana. Los mercados europeos subieron al comprobar los inversores que el descenso del indicador alemán fue menor a lo esperado.

La Bolsa española inició la sesión a la baja y perdió a primera hora la cota psicológica de los 12.000 puntos. Poco antes de las 10 de la mañana, el índice tocaba los 11.971,8 puntos, el mínimo de la sesión, e iniciaba un repunte animado por los datos procedentes de Alemania. Al cierre, el índice marcaba 12.056 puntos, un 0,36% sobre el cierre del día anterior.

Europa estaba pendiente ayer de uno de los indicadores más importantes que se conocerán esta semana: el índice IFO, que mide la confianza de los empresarios alemanes en el futuro de la economía. Aunque se esperaba que el índice cayera, por segundo mes consecutivo, lo hizo en menor medida a lo previsto, lo cual fue acogido con optimismo. El IFO se situó en 105 puntos frente a los 105,6 del mes de julio. El mercado esperaba que cayera hasta 104,8. En junio logró su máximo de 15 años en 106,8.

El dato provocó un giro en el conjunto de las Bolsas europeas, que comenzaron a subir. El Ibex fue, de hecho, uno de los índices menos activos en la sesión. En Italia, el S&P/Mib de Milán se anotó una subida del 1,04% impulsado por el sector bancario tras el anuncio de fusión entre Banca Intesa y Sanpaolo IMI. París y Fráncfort se anotaron subidas respectivas del 0,59% y del 0,67%.

Venta de viviendas en EE UU

La jornada también se vivió pendiente de los datos macroeconómicos en Estados Unidos, donde se publicaron las cifras de ventas de vivienda nueva, que descendieron en julio más de lo previsto por los economistas. El número de viviendas a la venta ha crecido hasta niveles récord, acusando la crisis de un sector que ha sido el motor de la expansión estadounidense durante los últimos cinco años.

Wall Street abrió la sesión con dudas, tratando de dilucidar si la noticia es buena porque significa el fin de las subidas de tipos por parte de la Reserva federal, o mala porque la desaceleración en la que está entrando la economía del país puede ser mayor a lo previsto y deseable. Al final los índices optaron por subir levemente, ignorando también el repunte del precio del petróleo.

El Dow Jones cerró con una subida del 0,06%, mientras que el Nasdaq y el S&P 500 avanzaron un 0,11% y un 0,24%, respectivamente.

A falta de volumen y de una tendencia clara de la economía, los mercados han optado por un movimiento lateral durante esta semana. El Ibex español lleva un par de sesiones moviéndose entre los máximos del año y los 12.000 puntos, que a punto ha estado de perder. Pero el volumen, en todo caso, sigue siendo propio del mes de agosto. Ayer se negociaron 2.314 millones de euros, frente a una media diaria de 2.583 millones en agosto y de 4.240 entre enero y julio.

Las cifras

12% es la ganancia que acumula el Ibex 35 en lo que va de año. La Bolsa española casi duplica la subida de Europa.

2.583 millones es el volumen medio diario en agosto. Hasta julio fueron 4.240.

13 veces es el PER (veces que el beneficio está incluido en el precio de la acción) del Ibex para 2006, lo que hace atractiva a la Bolsa española.

El euro cede terreno a la espera de Bernanke

El euro cayó ayer frente al dólar por tercera sesión consecutiva, un día antes de que Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal (Fed), hable en un simposio organizado por la Reserva Federal de Kansas City en Wyoming.

La divisa europea cayó hasta la zona de 1,276 dólares, lo que la aleja, de momento, de los máximos de tres meses alcanzados el lunes sobre 1,29 dólares.

La relación entre el dólar y el euro evoluciona últimamente según las expectativas de tipos de interés que se manejan para uno y otro lado del Atlántico. Por un lado, el mercado espera que la Fed dé por terminado el ciclo de subidas de los tipos de interés, que dura ya dos años y 17 alzas consecutivas del precio del dinero. De confirmarse, la decisión favorecería el descenso del dólar.

Por otro lado, los datos de crecimiento de Alemania y Francia, aparentemente en mejoría, son argumentos para que el Banco Central Europeo suba los tipos de interés, lo que favorecería también el descenso del dólar frente al euro. 'Hasta que no asistamos a otra reunión de la Fed en la que se mande un mensaje claro de que las subidas de tipos han terminado, el dólar tendrá todavía un soporte', señalaba ayer a la agencia Bloomberg un financiero neoyorquino.

El euro acumula una revalorización del 7,72% frente al dólar en 2006, lo que pone de relieve las expectativas del mercado de divisas, que prevé que el diferencial de tipos entre EE UU y Europa se vaya estrechando cuando la Fed frene el alza de tipos y el BCE siga elevando los suyos. Actualmente los tipos en Estados Unidos están al 5,25%, mientras que los de la zona euro se encuentran en el 3%.