Corrupción

Un nuevo caso de pago de sobornos en Alemania salpica a Philips

El fantasma de la corrupción empresarial recorre Alemania: la fiscalía investiga desde hace semanas, según se supo ayer, la sede alemana de la multinacional holandesa Philips en Hamburgo por sospechas de sobornos, que podrían haberse embolsado empleados de la cadena alemana de productos electrónicos Media-Saturn, propiedad del mayorista Metro.

La versión alemana del diario financiero británico Financial Times revelaba en su edición de ayer que se investiga a más de 100 empleados de ambas firmas en relación a 'sobornos de gran escala'.

Se sospecha que un antiguo gerente de Philips ordenó, entre 2000 y 2002, a sus subordinados el pago de estos sobornos a algunos de los trabajadores de los establecimientos de Media Markt y Saturn regalos para conseguir sus pedidos con el fin de incrementar el volumen de ventas de la división de electrodomésticos. De acuerdo con la versión facilitada por el gigante holandés, ése y otros presuntos implicados ya no trabajan en la empresa.

Tanto Philips como Media-Saturn han confirmado las investigaciones de la fiscalía. La holandesa es la mayor compañía de electrónica de Europa y emplea, sólo en Alemania, a 10.700 personas.