Reclamación

Las aerolíneas quieren romper el monopolio de Ferrovial en Londres

British Airways, Easyjet y Ryanair han reclamado a las autoridades de Competencia que rompan la posición dominante en los aeropuertos de Londres de BAA, el gestor aeroportuario adquirido en junio por la constructora española Ferrovial.

La gestión de BAA, el operador aeroportuario controlado por Ferrovial, está en el punto de mira. Si hace unas semanas fue criticado por su actuación en el supuesto complot terrorista del aeropuerto de Heathrow, ahora son las aerolíneas británicas las que reclaman a las autoridades de competencia que rompan su supuesta situación de monopolio.

A finales de mayo, el organismo que vela por los intereses de los consumidores, la Office of Fair Trading (OFT), ya anunció que abría una investigación por el control del gestor sobre los tres aeropuertos londinenses (Heathrow, Stansted y Gatwick), además de los de Edimburgo, Glasgow y Aberdeen en Escocia y Southampton al sur de Inglaterra.

Como parte de esta investigación, la OFT ha solicitado su opinión a las aerolíneas y ayer British Airways reclamó a la Competition Commission (el máximo órgano de Competencia) que tome cartas en el asunto y considere separar la titularidad de Heathrow y Stansted. El objetivo, que el 'desarrollo de las infraestructuras aeroportuarias sea más sensible a las necesidades de las aerolíneas y los usuarios', afirmó el consejero delegado de British, Willie Walsh. 'La expansión de un aeropuerto no debería retrasarse en función de las necesidades comerciales de un propietario monopolístico', concluyó.

FERROVIAL 25,12 1,21%

Además, en caso de que se divida la gestión de BAA, British cree que se seguirá necesitando 'una fuerte regulación que proteja a los consumidores contra el poder del monopolio, particularmente en Heathrow y Gatwick'.

Aún más crítica ha sido la aerolínea de bajo coste Easyjet. 'Los consumidores británicos no deben pagar la factura de la adquisición de BAA por parte de Ferrovial', aseguró en un comunicado. Su consejero delegado, Andy Harrison, afirmó que los 'consumidores necesitan mejor protección de los operadores aeroportuarios que se comportan como monopolios locales, subiendo los precios para ocultar su ineficacia', por lo que apoya la división de BAA, como ya ha solicitado a la OFT. Sin embargo, apuntó que la 'titularidad es secundaria' respecto a la creación de un 'marco regulador adecuado'.

Ryanair también se suma a las críticas. El responsable de su departamento jurídico, Jim Callaghan, aseguró que la aerolínea irlandesa lleva mucho tiempo pidiendo 'la ruptura del monopolio de BAA en los aeropuertos'. En declaraciones recogidas por Efe, Callaghan considera que su gestión 'está dañando gravemente la competitividad en el sector aéreo británico'.

En respuesta a estas reclamaciones, BAA asegura que 'esta cooperando completamente' con la OFT. 'Hasta la fecha, las pruebas sugieren que la actual estructura de propiedad de los aeropuertos sirve bien al interés público', afirma. 'Cualquier intervención' para aumentar la competencia, 'necesitaría demostrar claramente que los beneficios para los consumidores pesan más que las posibles desventajas'.

Continúan en vigor las medidas de seguridad

La seguridad de los aeropuertos británicos no se reducirá, por el momento, a los niveles anteriores al desmantelamiento de un supuesto complot para atentar, mediante explosivos líquidos, contra vuelos con destino a Estados Unidos.

Según confirmó un portavoz del Gobierno a Bloomberg, el Ejecutivo está trabajando con la industria área para rebajar las restricciones a los pasajeros sin comprometer la seguridad de los vuelos. 'No hay un calendario en lo que respecta a la seguridad de los aeropuertos', afirmó.

La aerolínea de bajo coste irlandesa Ryanair anunció el pasado viernes que reclamaría compensaciones al Gobierno británico si a partir de hoy no se eliminaban las medidas de seguridad adicionales, que considera ineficaces. Los pasajeros sólo pueden llevar a bordo un bolso de pequeño tamaño y ningún tipo de líquido.