Laboral

El número de afectados por ajustes de empleo cae un 31%

Los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) ascienden entre enero y abril a 15.393, lo que supone un descenso del 31% respecto al mismo periodo del año anterior. Algo más de la mitad de estos trabajadores fueron despedidos y el resto vieron su empleo suspendido temporalmente.

El año ha empezado bien para el empleo y eso se nota no sólo en las buenas cifras de ocupación (que crece a un ritmo del 4,2% anual) sino porque las empresas han tenido que recurrir menos a los ajustes de plantilla.

Así, en los cuatro primeros meses del año, el Ministerio de Trabajo autorizó 1.139 expedientes de regulación de empleo (ERE), que concentraron a 15.393 trabajadores, un 31% menos que en el mismo periodo de hace un año.

De estos trabajadores, 8.825 perdieron su empleo definitivamente y a 6.529 sólo se vieron suspendidos temporalmente de su puesto de trabajo, a través de un ERE. Además, hubo otros nueve expedientes para reducir jornada a 39 trabajadores.

Seis de cada diez ERE se registraron en el sector de la industria

Bien es cierto que en los casos de suspensión temporal de empleo, el periodo medio en el que el trabajador tuvo que dejar de ir a trabajar registró un importante aumento del 45%, pasando de una media de 81 a 118 días de desempleo. Esto supone que las suspensiones de empleo duraron cinco semanas más que el año anterior.

Las empresas más pequeñas y las más grandes aglutinaron la mitad de los ERE este año. Así, el 25% de los ajustes se produjo en empresas de entre 1 y 9 trabajadores, mientras que las empresas de más de 5.000 empleados concentraron otro 24,4% de los ERE autorizados hasta abril. Las empresas de entre 10 y 24 trabajadores registraron dos de cada diez expedientes este año.

La industria, que desde hace más de dos años atraviesa una crisis de empleo en la que se han destruido más de 100.000 puestos de trabajo, volvió a ser el sector con más trabajadores afectados por ajustes de plantilla: seis de cada diez.

En concreto, la rama de la industria textil fue la más afectada, ya que los expedientes de regulación de empleo afectaron a 1.352 trabajadores sólo en los cuatro primeros meses del año. En los dos últimos años 15.000 empleados del sector textil se vieron incluidos en algún ERE.

Tradicionalmente, los empresarios de los sectores del automóvil y la hostelería son los que más utilizan los ERE de suspensión temporal de empleo, para ajustar sus plantillas en épocas de menor actividad. En estos sectores los ERE suspendieron el empleo de 551 y 724 trabajadores, respectivamente.

Los hombres estuvieron mucho más castigados que las mujeres por los expedientes de regulación, ya que afectaron a 10.546 varones y a 4.847 trabajadoras.

Un recurso pactado en la mayoría de los casos

Casi siempre, cuando una empresa se dispone a despedir a parte de sus trabajadores, generalmente intenta recurrir a las bajas voluntarias y a las prejubilaciones como primer recurso por ser aparentemente los menos traumáticos entre los trabajadores.

Pero si la empresa va a despedir a un número importante de la plantilla y decide hacer un expediente de regulación de empleo, éste también suele contar en la mayoría de los casos con el acuerdo de los trabajadores. De hecho, el empresario está obligado a intentar pactar el ERE con los representantes sindicales.

Entre enero y abril casi nueve de cada diez expedientes fueron pactados entre la dirección y el comité de empresa.