Control

Deutsche Bank irrumpe en Endesa como tercer accionista

El Deutsche Bank, banco asesor de Endesa desde que se lanzó la primera opa, se ha convertido en el tercer accionista de la eléctrica. El banco alemán comunicó ayer a la CNMV que controla un 5,23% del capital. El 1,83% lo posee en calidad de persona interpuesta y el restante 3,4% lo controla de forma directa. La entidad es, además, uno de los bancos que avalan la opa del también grupo alemán Eon.

En pleno trasiego de recursos por el dictamen de la CNE a consecuencia de la opa de Eon, el Deutsche Bank ha declarado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que controla el 5,23% del capital de Endesa. En esta comunicación se desvela también como tercer accionista de referencia en Endesa; o, por lo menos, como accionista declarado al no existir obligación de figurar si se posee menos del 5%. Los dos primeros accionistas son Caja Madrid (con el 9,93%) y Axa (5,35%). Chase Nominees y State Street Bank actúan como depositarios.

No obstante, el Deutsche Bank no es propietario del 5,23% que controla, ya que, según explica a la CNMV, parte de este porcentaje significativo 'fue adquirido en el pasado como persona interpuesta'. En concreto, a fecha 4 de agosto, tiene como depositario de terceros el 1,83% del capital. Por tanto, el restante 3,4% es el que está directamente en poder de la entidad financiera. A precios de cierre bursátil de ayer (26,92 euros por acción), este 3,4% equivale a casi 970 millones de euros. El Deutsche Bank no quiso realizar ningún tipo de declaración al respecto aunque un portavoz señaló que se trata de operaciones de intermediación.

Asesor y avalista

ENDESA 20,67 0,05%

En todo caso, el Deutsche Bank es asesor de Endesa desde que Gas Natural lanzó la primera opa sobre la eléctrica, ya que la empresa que preside Manuel Pizarro contrató sus servicios para que les asesorara desde el punto de vista financiero. Otros de los bancos que también contrató Endesa son JPMorgan, Citigroup y Lehman Brothers, este último como asesor para canalizar los temas legales.

Según fuentes de Endesa, se trata de departamentos estancos dentro del grupo Deutsche Bank, donde hay un banco de negocios y un equipo de asesores financieros, sin que entre ellos exista relación.

Pero se da la circunstancia, además, de que el Deutsche Bank es, también, uno de los avalistas en la opa de Eon. Aunque fuentes del grupo energético alemán aseguran que su banco asesor en la opa sobre Endesa es el HSBC, también reconocen que el Deutsche Bank participa en el aval financiero que el grupo energético germano ha puesto sobre la mesa para lanzar la opa sobre la cotizada española.

Un portavoz de Eon insistió en que no existe ninguna relación entre el porcentaje de capital que posee el Deutsche Bank y el grupo energético alemán. 'Lo único que podemos decir es que el banco en absoluto actúa en nombre de Eon', precisó.

Fuentes cercanas a la operación señalaron que 'tampoco resulta extraño que Deutsche Bank tenga acciones de Endesa, ya que se trata de una de las compañías que más ponderan en el Ibex y que, además, ofrece una cuenta de resultados atractiva'.

Por otra parte, fuentes de Endesa precisaron ayer que el documento enviado a Bruselas en relación con el dictamen de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) sobre la opa de Eon, es un informe explicativo sobre la situación y no exactamente una queja formal. De las dos formas que existen para dirigirse a la Comisión Europea, Endesa ha elegido esta vez la menos formal para argumentar su disconformidad con la autorización con condiciones dada a la opa de Eon.

RWE abandona España tras cerrar su filial

Mientras Eon pugna por asentarse en el mercado español, otro gigante alemán, RWE, ha decidido abandonar su actividad en España y cerrar la filial que tenía constituida. Según un anuncio publicada ayer en el BOE por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, RWE Trading solicitó el pasado mes de marzo a la Dirección General de Política Energética la extinción de su autorización para comercializar gas natural. RWE había solicitado dicha autorización en septiembre de 2003.

La renuncia de RWE ha sido aceptada por Industria que ha procedido a la cancelación de la inscripción de la compañía en el Registro Administrativo de Distribuidores, Comercializadores y Consumidores Cualificados de combustibles gaseosos por canalización.

La multinacional alemana adjuntó a la solicitud entregada para la extinción de su licencia una copia de la escritura de disolución y liquidación de su sucursal en España, procesos culminados el mes de marzo, según señala el BOE.

Justo en esta fecha, RWE se desprendió de los últimos activos que tenía en España, concretamente, la empresa especializada en desaladoras Pridesa. Acciona pagó 150 millones de euros por ella.

Pridesa era filial en España de la británica Thames Water, tercera compañía mundial en tratamiento de aguas, que fue adquirida por el grupo RWE en el año 2000.