Repercusión

ING reconoce el 'impacto negativo del caso de los sellos'

El grupo holandés ING ha reconocido el 'impacto negativo en la credibilidad de la banca no tradicional' que ha tenido el caso de los sellos, en referencia al banco online. La crisis de Fórum Filatélico y Afinsa, cuyo gancho eran las altas remuneraciones que pagaba a sus clientes, ha derivado en la fuga de 1.500 millones de euros de recursos de clientes en la filial española de ING.

La filial española de ING Direct en España ha sido una de las víctimas del caso de los sellos desatado a raíz del escándalo de Fórum Filatélico y Afinsa. Así lo reconoció ayer la dirección a nivel global en un comunicado en el que presentaban los resultados del primer semestre. Algo que hasta ahora se había negado a admitir el director general para España, César González Bueno.

El banco naranja ha logrado mantener la trayectoria ascendente de sus resultados. Ganó 16 millones de euros, antes de impuestos, en el segundo trimestre, un 14% más que un año antes y en el semestre sumó 31 millones, el 10,7% más.

Sin embargo, el impacto en su balance de la crisis desatada tras la intervención judicial de las dos sociedades de inversión filatélica, el pasado 9 de mayo, es innegable. Aunque ya ha comenzado a recuperarse. La matriz hace referencia en la nota de resultados de la retirada de 1.500 millones de euros 'tras el escándalo de los fondos invertidos en sellos y su impacto negativo en la credibilidad de la banca no tradicional'.

La filial 'online' española gana 31 millones en el semestre

A pesar de todo, la dirección de ING ha ensalzado la labor de la filial española que, pese a la crisis de los sellos ha logrado ganar en el primer semestre 31 millones de euros, un 10,7% más que un año atrás.

El grueso de la fuga de dinero se produjo en mayo, cuando la captación de depósitos de ING Direct cayó en 1.200 millones de euros. Algunos clientes asociaron, erróneamente, las cuentas de alta remuneración del banco naranja con los suculentos tipos de interés que ofrecían las sociedades filatélicas.

Tras este bache, ING Direct recuperó el paso en el mes de julio cuando incrementó sus fondos gestionados en 400 millones de euros.

Dos acciones de la entidad contribuyeron a la posible recuperación de la confianza de los usuarios de banca.

La primera fue la apertura de una megaoficina en Madrid y el anuncio de otras más en las principales urbes españolas. El objetivo: para los clientes 'que quieran tocar su banco'. La segunda medida fue el lanzamiento de una potente campaña publicitaria en la que se incide en la presencia de ING en más de 50 países y en la doble supervisión del Banco de España y el de Holanda.

Uno-e, la filial online del BBVA, también ha visto reducidos sus recursos gestionados en el segundo trimestre al pasar de 2.277 millones de euros en marzo, a 2.264 tres meses más tarde.

Los resultados globales del grupo holandés, que combina el negocio bancario con el asegurador, fueron muy positivo, pese a todo. En el semestre obtuvo un beneficio neto de 4.000 millones, un 33,2% más que un año antes.