Fernando Diago

'El objetivo es ampliar nuestra cuota de mercado en Europa'

Diago valora el peso fundamental de la cogeneración en la industria cerámica, con sus implicaciones medioambientales y la importancia del comercio internacional

La energía centra los esfuerzos y muchas de las dificultades del sector cerámico español. El pasado 28 de junio, la patronal cerámica Ascer y Gas Natural firmaron un acuerdo de suministro para 140 empresas, que representan entre el 60% y el 65% del consumo del sector. 'Es un trato muy importante para el sector, suponen 14.000 gigavatios hora anuales desde 2007 hasta 2009', afirma el presidente de Ascer, Fernando Diago. Recién reelegido en su cargo, Diago hace frente a los variados problemas de un sector que define como 'dinámico y en evolución'.

¿Qué supone este acuerdo para el sector?

Trata de dar estabilidad a una situación complicada desde el punto de vista energético. Comprar el gas a los productores tiene dificultades. Se ha alcanzado un acuerdo después de sopesar muchas ofertas. Y desde mi punto de vista, es el mejor posible, tanto para las grandes como las pequeñas cerámicas.

¿Cuál es el panorama actual del sector?

El sector crece de forma sostenida desde el punto de vista comercial. En 2005 nuestras ventas totales aumentaron un 5%. Cada vez nos consolidamos más en el mercado español, donde hemos crecido un 10%. Somos de los pocos sectores exportadores, entre los 15 primeros, que hemos tenido un crecimiento moderado, un 3,2%. Pero es obvio que nos enfrentamos a muchos problemas.

¿Qué dificultades atraviesa la industria cerámica?

Una capital es el de la subida de los costes de la energía, que penaliza nuestros márgenes. Hemos hecho aumentos de precio pero son insuficientes. El precio del gas subió en 2005 un 65%, y la capacidad del mercado para absorber esos incrementos de coste de una manera inmediata es muy limitada.

Además, es una industria con muchos problemas de emisión de gases contaminantes...

Los derechos de emisión son un tema importante para nosotros. El sector ha desarrollado una política medioambiental muy rígida y muy responsable. Estamos reduciendo nuestro nivel de emisiones de CO2. Por otro lado, la industria cerámica tiene una cantidad muy importante de cogeneración, menos contaminante, porque es un guante a medida para nuestros procesos productivos. Apostar por el gas como energía primaria más importante ya es un factor de competitividad para el sector y de eficiencia energética máxima. La cogeneración no debería ser penalizada en absoluto.

¿Cómo enfrentaron el primer recorte de derechos de emisión?

Los derechos que se consiguieron en la primera etapa del Plan Nacional de Asignación eran los adecuados para las necesidades del sector. El Ministerio comprendió ampliamente nuestra postura y valoró nuestros esfuerzos.

¿Cómo valoran el nuevo Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión?

Es pronto para opinar, es un tema complejo.

¿Cómo ven el mercado internacional de la industria cerámica?

El esfuerzo de reconversión de los procesos productivos hacia la cogeneración ha beneficiado al sector con un crecimiento espectacular. Somos el primer productor europeo y el segundo en el mundo. En 2005 estábamos presentes en 175 países. Tenemos en torno al 24% del comercio internacional. Aún y todo nos enfrentamos a muchos problemas comerciales. Hay países que producen con unos costes, unas materias primas y una legislación medioambiental mucho menos exigente de lo que es en Europa.

¿Cuáles son los objetivos mercantiles a corto plazo?

Buscamos estar presentes en las principales plazas comerciales pero sobre todo, ganar cuota de mercado en Europa. Es nuestro principal mercado, el natural. Queremos estar presentes de manera muy activa.

¿Cómo es la situación comercial en Europa?

Un 40% de las exportaciones van a la Europa comunitaria con un crecimiento anual sostenido de 6%. Tenemos una cuota de mercado del 61,6% respecto del total de las exportaciones españolas. Ostentamos el liderazgo en países como Italia y Francia que han vivido crecimientos del 6%. Además, los países del Este se han convertido en destinos clave. Las exportaciones de este sector a Rusia subieron un 20% y a Rumanía un 30% el año pasado.

¿Y en Estados Unidos?

Un 17% del mercado americano de cerámica es español. Somos los segundos detrás de Italia. Después de nosotros, viene Brasil, viene México, países que tienen una relación de proximidad con EE UU. Es una muy buena posición pese a la relación desfavorable del cambio del euro al dólar.

Olvidamos España...

No. El mercado español creció el año pasado más que el internacional derivado del boom de la construcción. Estamos haciendo un plan de promoción mediático a tres años muy ambicioso. Queremos aumentar de una manera activa el valor de la cerámica ante la sociedad.

Más tecnología para ser distintos

Diago sabe que España no puede competir en costes con mercados como China e India. El país asiático es el único que supera a España en capacidad de producción. 'Tenemos que competir en el segmento elevado, con innovación e imaginación', afirma el presidente de Ascer. 'El sector español ha hecho una apuesta tecnológica en los últimos años muy importante, ha reinvertido el 85% de su cash flow de una manera continuada en innovación. Le da ventaja competitiva', asegura Diago.

El sector cerámico mantiene tres cátedras de cerámica en distintas universidades españolas en las que se hace investigación básica de productos, cuyas conclusiones se introducen en investigación aplicada y en innovación. 'Nuestros productos están muy vinculados con la moda', afirma.

En cuanto a la tecnología, Diago explica que 'se ha aplicado a procesos productivos y materias primas. El sector ha experimentado un cambio tecnológico acelerado y las empresas han tenido que seguir la tendencia para consolidar su posición, medioambientalmente también'.