El análisis de la semana

El 34% de las inversiones de los planes está en el exterior

No han elegido buen momento los planes de pensiones para incrementar su exposición a los riesgos exteriores ya que la fortaleza del euro y la mayor solidez de las inversiones en España, particularmente en la renta variable, están generando mejores oportunidades en el mercado doméstico que en el exterior. Los planes de pensiones han elevado hasta máximos del 34% su diversificación hacia activos exteriores a lo largo de la primera mitad del año, lo que pone de relieve la fuerte apuesta que están realizando los gestores en esta dirección.

Los activos internacionales representaban a finales de junio el 34% del patrimonio total frente al 30% en diciembre del año pasado y bastante menos, un 22%, en diciembre del año 2004. Es decir, en dos años y medio, el peso de los activos exteriores en las carteras de inversión de los planes del sistema individual ha aumentado en más de un 50%.

La recuperación de la Bolsa en los últimos días, más intensa en el mercado doméstico que en mercados exteriores, ha mejorado moderadamente las rentabilidades de los planes en su conjunto y de los bursátiles y mixtos en particular, aunque los garantizados y los de renta fija siguen presentando resultados bastante mediocres.

Los garantizados, en concreto, presentan una pérdida media acumulada del 1,6% desde que comenzó el ejercicio aunque algunos ofrecen caídas bastante más acusadas. No afectan de forma directa a los partícipes en cuanto que no les provocan pérdidas, dada su condición garantizada al vencimiento, pero generan pérdidas en términos reales ya que la garantía del capital aportado no cubre el deterioro que genera la inflación en el valor del ahorro. Además, estos planes presentan un resultado comparativo muy decepcionante frente a los planes restantes, tanto si son de renta variable como mixtos, quizás más apropiados para un amplio segmento del colectivo de partícipes que ahorra a través de los planes de pensiones individuales.