æscaron;ltima

Milán acoge el primer hotel europeo de siete estrellas

El establecimiento de 24 suites abrirá en diciembre en la Galería Vittorio Emanuele

En los últimos 10 años el número de millonarios en el mundo casi se ha duplicado, pasando de 4,5 millones a 8,7 millones, según el Informe 2005 de Merrill Lynch y Capgemini Consulting. A medida que crece el número de ricos, la competencia en el mercado del lujo se endurece. En este sector, y a pesar de una titubeante economía, Italia no está dispuesta a perder su protagonismo. A partir de mediados de diciembre, Milán, la capital económica italiana, podrá presumir de ser la primera ciudad europea con un hotel de siete estrellas, el Town House Gallery, y la segunda del mundo detrás de Dubai donde está el hotel Burj Al Arab.

La torre árabe se caracteriza por su forma de vela, su altura superior a la de la Torre Eiffel -321 metros- y se levanta sobre una isla artificial. En un estilo radicalmente diferente, el grupo Town House -miembro del Club de Pequeños Hoteles de Lujo al que también pertenecen el Hotel Claris de Barcelona y el Club Marítimo Sotogrande de Cádiz- apuesta por un hotel de pequeñas dimensiones, al estilo de sus otros tres hoteles, en el que el cliente pueda sentirse 'como en casa' pero con todo tipo de lujo.

El hotel dispondrá de 24 suites exclusivas cuyo precio oscilará entre los 600 y los 1.000 euros, aunque todavía no están fijados. Las habitaciones contarán con todo tipo de equipamiento pero quizás el mejor reclamo del recién llegado a la familia hotelera sea su ubicación: en la misma Galería Vittorio Emanuele de Milán, encima de una tienda Prada y a pocos metros del mítico teatro de ópera La Scala.

La calidad del servicio es uno de los principales alicientes para destacar en el mercado del alojamiento del lujo. El equipo de mayordomos políglotas que servirá a los clientes empezó su entrenamiento especial entre mucho secretismo a principios de mes en el hotel que la cadena tiene en la ciudad olímpica de Turín. Además, el hotel pone a disposición de sus clientes chóferes con coches de lujo para los más exigentes y una niñera para cada habitación.

Oficialmente, la calificación máxima de los establecimientos hoteleros es la tradicional de cinco estrellas. El propio Burj Al Arab tiene oficialmente cinco estrellas, según el departamento de turismo de Dubai. Pero 'los invitados y los medios de comunicación definieron el recinto como de más de cinco estrellas', explica Anne Bleeker, portavoz del grupo propietario del hotel, Jumeirah. 'Fue a partir de esas experiencias cuando se acuñó la categoría de siete estrellas'. Más de cinco podrían haber sido seis, pero ya existían hoteles que de alguna manera se habían definido como de seis estrellas.

Para justificar este salto de categoría, Town House quiere mimar cada detalle. 'Muy pronto se van a reunir 34 de los mejores profesionales del mundo del lujo en Italia y en el mundo para ultimar los detalles del establecimiento', explica Elisa Dal Bosco, portavoz del grupo. Los asistentes vienen de sectores tan diversos como el diseño, el vino, las joyas, la piel o la música. La empresa sólo ha revelado de momento la participación de Caroli Health Club. Aportará su nueva línea de cosméticos naturales y ofrecerá tratamientos para cuidar las pieles más delicadas que acompañará de masajes terapéuticos.

Aunque el establecimiento abre a finales de este año, hasta el año que viene no podrán disfrutar los que quieran y puedan de la quintaesencia del lujo, tal y como define el grupo a su hotel de megalujo. Los primeros 90 días están reservados para invitados 'especiales' del mundo deportivo, cultural, científico y político.