Economía

España está 20 puntos por debajo de la productividad europea

La baja productividad del trabajo en España -un 20% inferior a la media de la UE en 2005- es un lastre que impide que la renta per cápita española se equipare a la europea y estadounidense. Esta es una de las conclusiones del estudio de la Fundación BBVA, Productividad e Internacionalización, que ayer presentó su autor, Francisco Pérez, en Madrid.

Los datos son preocupantes porque muestran que la situación en los últimos diez años ha empeorado. En 1995, España estaba 15 puntos por debajo de la productividad de Estados Unidos; hoy la distancia es de 25. Ello no significa que los españoles trabajen menos. De hecho, la media europea de horas anuales trabajadas es de 1.549, un 16% menos que en España.

El problema, según el autor, es que España no ha sabido ubicarse en la nueva economía de la globalización. Los datos muestran que los países con alta productividad son los que más han invertido en maquinaria y equipos relacionados con la industria de las tecnologías de la información (TIC) y en capital humano y tecnológico. Sin embargo, España, en 2004, gastó un 1,07% de su PIB en investigación y desarrollo. Tan solo Grecia tiene un porcentaje inferior.

Además, las inversiones se orientan hacia actividades 'maduras cuya productividad es menor'. Otro factor negativo es el excesivo peso que tiene la construcción en toda la economía.

A pesar de todo, la renta per cápita española en los últimos años se ha acercado a la media europea gracias al alto número de horas trabajadas, a la disminución del paro y al aumento de la población activa.

Internacionalización

Para revertir el saldo exterior negativo, otro déficit de la economía española, Pérez recomendó la especialización en productos tecnológicos, cuya demanda es expansiva. O bien, apostar por productos maduros pero de gama alta que son más caros.