Cajas

Quintás pide al Banco de España libertad para invertir en el exterior

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, reclamó ayer al Banco de España que elimine las restricciones impuestas a estas entidades en sus planes de expansión en el exterior. Quintás pidió al supervisor que bancos y cajas estén sometidos a las mismas reglas del juego.

Las cajas de ahorros han emprendido una nueva batalla. El sector considera que ha llegado el momento de que el Banco de España suavice su postura sobre sus planes de expansión. Así al menos lo manifestó ayer el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, quién aprovechó su intervención en un curso de verano de El Escorial para mostrar el malestar que existe dentro de las cajas en este sentido.

Quintás afirmó que el supervisor siempre ha puesto fuertes trabas a estas entidades cuando han intentado llevar a cabo alguna adquisición en el exterior. Y puso como ejemplo los intentos fallidos en la República Checa, Colombia o México. En el primer caso, las cajas españolas recibieron una oferta de la Cheska Politecnia para participar en su gestión y desarrollo tras la desaparición de la antigua URSS. También se vieron frenados por el Banco de España cuando negociaron con la Caja Social de Colombia. Y, en tercer lugar, Quintás se refirió a los obstáculos puestos por el supervisor ante la propuesta del gobierno mexicano para que las cajas españolas se implantaran en este país.

A su juicio, esto supone que las cajas nacionales están sometidas a un trato discriminatorio frente a los bancos, que han construido importantes franquicias en América Latina y Europa.

El presidente de la CECA advirtió que esta diversificación del modelo de negocio permite a los grandes bancos protegerse ante posibles cambios de ciclo económico, una versatilidad que en el caso de las cajas está vedada, ya que el grueso de su actividad se concentra en España.

No es la primera vez que desde las cajas se han vertido fuertes críticas a la posición del Banco de España. A finales de abril, el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, lamentó que las cajas no tuvieran las mismas facilidades que los bancos para poner en marcha sus planes de crecimiento fuera de España. 'La madurez del mercado español ha hecho que algunos (en alusión a los bancos) hayan levantado las alas y se hayan marchado a otros continentes. Otros no lo podemos hacer porque no tenemos tantas alas o porque nos las recortan de vez en cuando', apuntó Blesa.

Límites más exigentes

Quintás se quejó de la excesiva regulación a la que están sometidas las entidades financieras españolas, ya que, a diferencia de otros países, aquí 'los problemas' se atajan 'a priori'.

Para respaldar estas afirmaciones, señaló que el español es el único sistema financiero en el que la banca está obligada a cumplir cuatro requisitos. æpermil;stos son: obligación de informar al regulador sobre servicios y precios, pedir su autorización sobre los servicios a cobrar, publicar las tarifas en sus páginas web y publicar los precios en la página web del Banco de España.

En la mayoría de los países del continente europeo, sin embargo, las entidades sólo están obligadas a introducir las tarifas que cobran a los clientes en sus páginas web.

Los obstáculos en el mercado nacional

Los deseos de las cajas de crecer fuera de España no han sido los únicos que se han visto frenados hasta ahora por el Banco de España. Dentro de nuestras fronteras, estas entidades también han encontrado fuertes recelos por parte del supervisor cuando han participado en la puja de algunos de los bancos que han salido a la venta.

Así ocurrió, por ejemplo, en la operación del Zaragozano, en la que probaron suerte una alianza de varias cajas andaluzas y otra de las valencianas. Al final, el Zaragozano quedó en manos del británico Barclays.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) volvió a insistir al ponerse en venta el Banco Atlántico, pero tampoco pudo ser. Esta entidad fue adquirida por el Sabadell. Y, a la tercera, no siempre va la vencida, ya que el Sabadell ganó en el último momento a la CAM la puja por el Banco Urquijo.

El supervisor, sin embargo, insiste en que las cajas de ahorros españolas pueden comprar bancos siempre y cuando estén dispuestos a integrar la marca de la entidad adquirida.

Quintás afirma que el sector debe disminuir su presencia en las empresas

El presidente de CECA se mostró ayer partidario de que las cajas afronten una salida ordenada del capital de las empresas, algo que calificó de 'saludable'. Quintás aseguró que en el pasado estas participaciones fueron necesarias, pero en la actualidad los mercados están bastante más maduros. 'En un momento en la Europa continental, donde los mercados no estaban desarrollados, era absolutamente necesario que bancos y cajas participasen en el tejido industrial'. El presidente de CECA recordó que la implantación de las nuevas normas de contabilidad y de Basilea II obligarán a las entidades a disminuir su presencia en las empresas. Añadió que, en este contexto, 'el regulador puede pensar que ha llegado el momento de bascular' y que sean otros operadores del mercado, como los fondos, los que asuman esta función. La salida se producirá en unos cinco años, vaticinó.

El presidente de CECA cree que la subida de la morosidad será 'razonable'

No hay riesgos de un brusco aumento de la morosidad bancaria en España, según el presidente de la CECA. Quintás afirmó ayer que el incremento de esta ratio se situará dentro de unos 'límites razonables', aunque reconoció que afectará 'a todos'.

El presidente de CECA recordó, además, que en España el porcentaje de créditos impagados se encuentra en mínimos históricos. 'La morosidad está actualmente muy por debajo del 1% y el sistema ha llegado a tener siete puntos', explicó.

La morosidad en hipotecas se elevó a finales del pasado marzo al 0,385%, frente al 0,373% de diciembre, según los últimos datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). En el caso de las cajas, esta ratio se colocó en el 0,382%, ligeramente por encima del 0,352% registrado en diciembre de 2005. En los bancos pasó del 0,331% al 0,321%.