Industria alimentaria

Una empresa italiana compra Chupa Chups por 400 millones

En un comunicado, la empresa catalana Chupa Chups ha confirmado hoy que ha alcanzado un acuerdo con Perfetti Van Melle, por el que esta multinacional comprará el 100% del grupo español "con el objetivo clave de reforzar la posición de liderazgo de sus marcas: Chupa Chups y Smint". Esta información había sido adelantada por el diario barcelonés La Vanguardia.

Fuentes de Chupa Chups y Perfetti van Melle han indicado hoy que, por el momento "no se va a hablar del precio" de la operación de compra aunque el diario cifra el importe que la empresa italiana ha acordado pagar en unos 400 millones de euros.

La empresa Chupa Chups ha afirmado hoy que, tras la venta de todo el grupo catalán a la multinacional italiana Perfetti Van Melle, mantendrá su sede central en Cataluña y sus principales instalaciones de producción en España.

Chupa Chups es líder mundial en caramelos con palo, mientras Perfetti van Melli, con sede en Italia y en Holanda, vende productos de confitería y chicles en 130 países y es dueña de marcas como Mentos, Frisk, Vivident y otras. Para 2006, Perfetti van Melle espera facturar 1.500 millones de euros.

La nota de Chupa Chups afirma que la empresa ha estado asesorada por el banco de inversión Rothschild y AZ Capital en esta operación, mientras que Perfetti van Melle ha contado con el apoyo de Citigroup. La operación aún requiere el visto bueno de los respectivos organismos de defensa de la competencia.

Inquietud de los trabajadores

Ante la citada operación los trabajadores de Chupa Chups han mostrado su temor a que se eliminen puestos de trabajo, ya que los responsables de la compañía han advertido hoy de un posible recorte de plantilla. La razón, el proyecto de puesta en marcha de una nueva factoría en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona). Por otra parte la dirección de la empresa de dulces ha asegurado que todos los miembros del comité de empresa mantendrán su puesto.

Chupa Chups y los sindicatos van a a mantener conversaciones esta semana con el fin de impulsar las negociaciones del convenio colectivo de la compañía para los próximos años. El acuerdo propuesto por la empresa para los siguientes cuatro años propone la congelación de la antigüedad, reducción de los tiempos de descanso, nuevos niveles salariales y un nuevo contrato de inserción para los nuevos trabajadores, entre otros asuntos.