Pymes

Moda, desfiles y famosos para el parque joyero de Córdoba

La joyería está cambiando su orientación. Antes una joya tenía que durar para toda la vida y ahora también, pero con un componente de moda que antaño no tenía. 'Ahora las joyas se conciben como un complemento más y eso permite cambiar, lanzar más colecciones y experimentar con nuevos materiales. Por ejemplo, si hemos logrado integrar el acero con el oro ¿por qué no vamos a hacer joyas que combinen el oro con el ébano?', comenta Rafael Ruiz, el presidente del parque joyero de Córdoba y uno de los industriales más relevantes del sector.

En este contexto de renovación se enmarca el espíritu del complejo cordobés que ahora cumple su primer año y que ya se prepara para emprender una nueva etapa dirigida a la promoción nacional e internacional del recinto. 'El objetivo es empezar a promover el parque después del verano y para ello se ha creado un equipo específico compuesto por un director comercial, un director de finanzas y un responsable de seguridad', comenta Rafael Ruiz.

La idea es organizar eventos que proporcionen ingresos al parque y que alivien a los industriales de los gastos comunes que soportan. Ya están planeando desfiles de moda, organización de eventos, exposiciones y celebración de convenciones. También se abordará una fuerte campaña de publicidad con actos que atraigan a famosos y que den notoriedad al parque, y acudirán a ferias relevantes, como la de Iberjoya que se celebra en Ifema, Madrid, del 14 al 18 de septiembre.

La idea es organizar eventos que añadan ingresos al parque, cuyo presupuesto es de 4 millones este año

Entre julio y agosto se acabarán de sanear las cuentas del complejo al cancelar los pagos que se debe a las constructoras. Y a partir de ese momento, se iniciará una carrera que intentará aprovechar cualquier resquicio de negocio. 'Por ejemplo, se pueden poner estáticos con publicidad para aumentar los ingresos' y, con el dinero que se obtenga, invitar a compradores internacionales.

Dentro del recinto se han construido 120 fábricas, de las que ya están adjudicadas 94, la mitad de ellas, instaladas y en funcionamiento. El resto, están en fase de traslado aunque se espera que para después del verano ya haya en el parque entre 80 y 85 fábricas operativas.

La inversión en todo este ambicioso proyecto supera los 96 millones de euros, sin contar lo destinado a equipamientos y a renovar maquinaria. Las fuertes medidas de seguridad que tiene el parque, la modernidad del recinto y el atractivo del entorno (jardines y un lago central), han animado a los industriales a trasladar sus fábricas.

Pero mantener todas estas instalaciones requiere un esfuerzo inversor añadido. El presupuesto para este año ronda los cuatro millones de euros; sólo en seguridad se va el 25% del presupuesto. Hay que tener en cuenta que el parque joyero tiene unos 60 empleados fijos, sin incluir los más de 1.000 trabajadores que hay en las empresas que integran el complejo.

'Somos el único parque joyero que existe en España y uno de los dos que hay en Europa, aunque el otro, situado al sur de Italia, está más orientado a la exposición y venta, mientras que el nuestro es sólo de fabricantes', explica Rafael Ruiz. Este es un activo que los gestores del complejo están dispuestos a explotar.

Por eso han iniciado los trámites para que el parque tenga su propia marca ('ya está registrada', apunta Ruiz). La idea es dotar a todo este proyecto del atractivo y el glamour que requiere la joyería, un valor que no se ha sabido explotar suficientemente. 'Los publicistas usan palabras como perla, oro o diamante para vender detergentes, tarjetas de crédito, aceite o coches. Sin embargo, nosotros, que tenemos todo ello como esencia de nuestro negocio, lo hemos dejado escapar. Y ya es hora de que cambiemos', añade el presidente del parque.

Y es que la única forma de competir con los productos que llegan de China, India y Turquía es la calidad, el diseño, el servicio y el marketing.