CincoSentidos

'Libération' cierra una página de su historia

La urgencia por sacar de la crisis financiera al histórico diario francés Libération se ha cobrado definitivamente la cabeza de su emblemático director. Serge July, una de las grandes figuras de la prensa gala y europea, presentó ayer su dimisión forzado por el principal accionista del rotativo, el empresario Edouard de Rothschild, que controla el 38% del periódico. El diario, creado en 1972 por July y por Jean-Paul Sartre en la corriente de Mayo del 68, y uno de los referentes de la prensa europea, cierra así una página de su historia. 'Juntos hemos contado la historia de un tercio de siglo. Ahora, el jefe de orquesta que fui os dice adiós, el periodista también, infinitamente triste por no poder seguir escribiendo aquí', se despidió July en una carta leída ante su redacción.

El desenlace ha estado marcado por el desencuentro entre dos lógicas opuestas para gestionar la progresiva reducción de ventas del periódico, desde la entrada de Rothschild en el capital del diario, en enero de 2005. El hasta ayer director de 'Libé ', como se conoce popularmente en Francia, pidió a Rothschild una nueva ampliación de capital para lanzar nuevos proyectos, mientras el heredero de la banca de negocios exigía una severa reducción de costes. La salida voluntaria de 55 personas y la inyección de 20 millones de euros no han bastado para sacar al periódico de los número rojos, que en abril alcanzaron un millón de euros. 'El 91% de los beneficios de Libé proviene de su venta en papel, demasiado', explicaba ayer en su despedida Serge July. El director añadía no obstante que no se trata de una mala gestión del rotativo, sino de la crisis generalizada que atraviesa la prensa nacional, debida, entre otros factores, a la entrada de internet y a la difusión de prensa gratuita. Libération ha marcado verdaderos récords de venta, como la edición del 22 de abril de 2002.

En aquella jornada, traumático día de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, la portada del diario mostraba la imagen del político de extrema derecha Jean-Marie Le Pen tachada con un enorme 'no ', ante el duelo que se abría entre éste y Jacques Chirac en la segunda vuelta. Se vendieron 700.000 ejemplares.