EDITORIAL

Normalidad en Telefónica

La junta general de Telefónica celebrada ayer supuso la escenificación pública del retorno a la normalidad institucional en el grupo que preside César Alierta. Después de numerosos encuentros con los accionistas plagados de protestas e incidentes, ayer todo transcurrió con tranquilidad, gracias, en gran medida, a la actitud más serena y responsable de los sindicatos. Las críticas, tanto de trabajadores como de accionistas, se produjeron en su lugar natural, el turno de intervenciones. La hoja de ruta que se ha marcado Telefónica para los próximos ejercicios fue otro de los puntos reseñables. Duplicar el beneficio por acción y el dividendo en cuatro años, mejorar el Ebitda a un ritmo superior a dos dígitos anuales hasta 2009 y prometer que Telefónica será la operadora que más crezca, son apuestas que conforman un cuadro ilusionante para los accionistas y complejo para los ejecutivos. César Alierta y su equipo tienen trabajo por delante.