Función Pública

Gobierno y sindicatos firman el acuerdo sobre el Estatuto Básico del Empleado Público

El Gobierno y los sindicatos UGT, CCOO y CSI-CSIF han firmado hoy el anteproyecto de Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, que vincula el trabajo de este colectivo a su productividad y con el que se pretende reducir la temporalidad existente en la Administración.

El acto ha estado presidido por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha asegurado que el Estatuto servirá para avanzar en la modernización y la competitividad de la economía, para responder a las transformaciones de la sociedad española "en intenso proceso de cambio" y para dar a los empleados públicos "ese reconocimiento social tantas veces escatimado".

El anteproyecto establece condiciones homogéneas para los 2,5 millones de empleados públicos que existen en España, entre las que destaca el derecho a la negociación colectiva, así como el compromiso de reducir la temporalidad y de aumentar las retribuciones.

Por su parte, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, recordó que tras "varios intentos", hoy "por fin" el Estatuto está cerca de ser una ley, pactada con los sindicatos, y que logrará una amplia "mayoría parlamentaria", pese "al ruido y la furia de la política" española. El Estatuto, recordó, fija unas normas y derechos básicos para todos los empleados públicos, como el derecho a la negociación colectiva, una nueva estructura retributiva (ligada a la productividad y los rendimientos), nuevos modelos de promoción profesional, mejora las normas de acceso y la formación, e incluye medidas para reducir la temporalidad.

Los sindicatos, satisfechos

Por su parte, el secretario general de UGT, Julio Lacuerda, aseguró que el Estatuto era "además de un mandato institucional" que estaba pendiente de desarrollo, "una de las reformas más necesarias" para consolidar la democracia y dignificar la situación sociolaboral de los funcionarios.

El responsable de CCOO, Enrique Fossoul, destacó que el texto garantizará una carrera profesional y unas retribuciones más adecuadas para cada puesto y sector, además de incluir el derecho a la negociación colectiva, una de las reivindicaciones más antiguas de los funcionarios, recordó.

Domingo Fernández (CSI-CSIF) dijo que este Estatuto será "clave" para vertebrar el funcionamiento de las distintas administraciones, que modernizará y mejorará los servicios públicos, que incentivará y motivará a los funcionarios y que, a la vez, tendrá un desarrollo concreto en cada una de las autonomías.