TRIBUNA

Reducidas opciones para el BCE

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne mañana en Madrid por segunda vez en su historia. El autor sostiene que la autoridad monetaria subirá el precio del dinero 0,25 puntos, hasta el 2,75%, y pospondrá otra subida igual para finales de año. En su opinión, carece de argumentos un alza mayor de los tipos

Una subida de 0,25 puntos en la reunión del BCE mañana en Madrid, hasta situar los tipos de interés oficiales en niveles del 2,75%. Esa es la opción. Pero ésta es mi opinión. Otros considerarán que las opciones de la autoridad monetaria europea son mucho más amplias. Así, la subida de 0,5 puntos se considera por algunos una posibilidad muy real. Y reafirmarán su opinión tras conocer por las actas de la última reunión de la Reserva Federal (Fed) cómo algunos miembros defendían una subida de esta magnitud a principios de mayo. Claro que otros miembros de la Fed también argumentaron mantenerlos en aquella reunión.

Esta es una posibilidad menos compartida en estos momentos para el BCE. ¿Mantener los tipos de interés oficiales cuando se ha repetido hasta la saciedad que son bajos para el contexto actual? Ya saben, la economía europea consolida su recuperación y aumentan los riesgos de inflación.

Entre las argumentaciones ofrecidas por el Banco Central de Noruega para subir los tipos de interés en 0,25 puntos (¡coincidencia!, hasta un 2,75 %) se encuentra la necesidad de adecuarse a un escenario de subidas de tipos a nivel internacional. El propio BCE publicaba hace unos meses un estudio sobre el impacto de las subidas de tipos en los mercados. Se refería a la Fed, naturalmente. En estos momentos tiene más impacto en los mercados una subida de tipos desde la autoridad monetaria norteamericana que por cualquiera de los otros bancos centrales. Esto obliga, se reconozca o no, a seguir sus pasos. Pero con una dinámica bastante diferente: el objetivo no es llegar al nivel de tipos de interés oficiales de la Fed del 5%.

De hecho, el margen de maniobra del BCE para subir los tipos es mucho más reducido. El mercado coincide en un techo para los tipos de interés oficiales en la zona euro en niveles del 3,25%. Ese sería el nivel de tipos de interés neutral. Pero ya sabemos que este nivel no es estable en el tiempo (un miembro de la Fed advertía hace poco de la incertidumbre sobre cuál es el nivel de tipos neutrales), cuando lo importante ahora es el proceso a seguir para aproximarse a esta cifra.

¿Por qué no subir 0,5 puntos de golpe los tipos de interés? De esta forma se situarían ya cerca de este nivel teórico, probablemente completando el proceso de subidas de tipos este año. Claro que algunos sacarían una lectura bastante diferente, elevando de forma casi automática el nivel máximo esperado para los tipos en los próximos meses. ¿Se lo puede permitir la economía europea? Yo creo que no. Más aún, ¿existen realmente argumentos para acelerar las subidas de los tipos oficiales? Si los hay, yo no los conozco.

Una aproximación 'más mesurada' hacia un nivel de tipos neutral puede ser más acertada. Esta fue la expresión utilizada, en mi opinión acertada, por la Fed en los últimos dos años al subir sus tipos de interés de forma casi automática en 0,25 puntos en cada reunión. ¿Riesgos para la inflación? El BCE alude a la subida de los precios del crudo, a la elevada liquidez y al previsto aumento de impuestos en algunos países en 2007. Pero también reconoce que las expectativas de inflación se mantienen contenidas, el crecimiento salarial se modera y parte del fuerte crecimiento de la liquidez se debe a distorsiones que poco tienen que ver con un futuro aumento del gasto.

De forma paralela, la subida del euro y la reciente inestabilidad en los mercados financieros tendrán un impacto negativo en el crecimiento de difícil cuantificación en estos momentos. Y el output-gap en la economía europea sigue siendo negativo, de forma que es muy complicado que las empresas busquen aumentar los márgenes (o incluso mantenerlos, dado el crecimiento de los precios de las materias primas) subiendo sus precios. Por último, en ocasiones la política verbal desde un banco central puede ser casi tan eficiente como su materialización. Pero ofrece más margen de maniobra ante un futuro que sigue siendo bastante incierto.

Los agentes económicos guían sus decisiones en sus expectativas de futuro, incluyendo las previsiones de tipos de interés que se recogen en la curva de tipos. No considero que un aumento de la volatilidad en estas expectativas sea algo positivo para la economía europea en estos momentos. Lo dicho: esperamos una subida de 0,25 puntos en la reunión del BCE. Otra subida de la misma magnitud se aplazaría para final de año.

Estratega en España de Citigroup

En ocasiones la política verbal de un banco central puede ser casi tan eficiente como su materialización