Aerolíneas

La Generalitat presiona a Iberia por dejar el Prat

La decisión de Iberia de suprimir la mayoría de rutas desde El Prat ha generado el rechazo frontal de la Generalitat y del empresariado catalán, que reclaman que el Gobierno actúe para que Iberia reconsidere su posición. El ministro de Industria, José Montilla, apuntó que si Iberia 'fuese pública no abandonaría los vuelos nacionales que opera desde El Prat' y confió en que otras aerolíneas 'suplirán los recorridos'.

Lluvia de críticas al anuncio de Iberia de suprimir la mayoría de sus rutas punto a punto desde el aeropuerto de El Prat por no ser rentables. La Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el empresariado catalán mostraron ayer su disgusto por la decisión de la aerolínea que preside Fernando Conte, que quiere potenciar el Puente Aéreo entre Madrid y Barcelona.

El consejero de política territorial catalán, Joaquim Nadal, advirtió a Iberia de que 'su retirada voluntaria por un proceso de sustitución por una compañía de bajo coste no la podrá hacer de una forma mecánica y no puede pensar que subrogará a la compañía de bajo coste los slots que tiene simplemente cambiando de operadora'. Iberia tiene una participación de un 20% en Catair, una nueva línea de bajo coste que operará desde Barcelona.

Otro miembro del Gobierno catalán, el consejero de Economía, Antoni Castells, afirmó que 'si Iberia no apuesta por Barcelona, la ciudad deberá plantearse si apuesta por Iberia'. Castells recordó que la Generalitat ha reclamado más competencias en la gestión de El Prat. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, apostó por revisar la situación de 'privilegio' de Iberia y reclamó que la Generalitat y el Gobierno 'estudien fórmulas para contrarrestar' la decisión. Clos pidió a las Administraciones que ejerzan 'el control' y que 'no dejen a la libre decisión de la compañía escoger que slots se queda y cuáles no'.

Por su parte, Esquerra Republicana dijo que impulsará una moción en el Congreso en la que pedirá que 'finalice el monopolio que Iberia ejerce sobre el puente aéreo Madrid-Barcelona'.

El ministro de Industria, Comercio y Turismo, José Montilla, aseguró que si Iberia continuara siendo una compañía pública no abandonaría los vuelos nacionales que opera desde El Prat, 'al menos con este Gobierno'. En declaraciones a Antena 3, Montilla restó importancia a la decisión y apuntó que 'si quedan libres slots' en El Prat, 'hay otras aerolíneas que los cogerán y suplirán esos recorridos. No nos debe preocupar tanto'. En este sentido aseguró que 'no hay que pasar de puntillas sobre la falta de compromiso de Iberia con El Prat y con Cataluña'.

La patronal catalana Pimec señalaron que la decisión tendrá repercusión sobre la economía catalana porque 'dificulta la necesaria agilidad en los negocios'. Su presidente Josep González, dijo que 'ni la Generalitat ni el Gobierno deberían permitir que se tomase esta decisión'. El presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, dijo que si Iberia elimina vuelos 'el empresariado barcelonés boicoteará el puente aéreo y volará a Madrid con otras compañías.'

Candidatos en guardia a la espera de 'slots'

El anuncio de Iberia ha puesto en guardia a otras compañías que quieren ganar peso en el aeropuerto barcelonés. La aerolínea de bajo coste Vueling, controlada por Apax Partners y el grupo Planeta, expresó 'su firme compromiso' con el Prat y explicó que intentará optar a todos los slots posibles, con el objetivo de abrir nuevas rutas y reforzar conexiones ya existentes.

Vueling afirmó en un comunicado que 'apostará siempre por aquellos destinos acordes a su plan estratégico (rutas de corto y medio alcance)'. En este mismo sentido se pronunció Easyjet. Su director general para el sur de Europa, Arnaldo Muñoz, dijo que la aerolínea de bajo coste quiere aprovechar cualquier oportunidad para seguir creciendo en El Prat y 'estará atenta' a los derechos de vuelo que deje Iberia.