Aerolíneas

Los pilotos amenazan con la huelga contra la línea de bajo coste

Los pilotos de Iberia amenazaron ayer con recurrir a la huelga, por cuarta vez en menos de un año, si el presidente de la aerolínea, Fernando Conte, no les ofrece de manera inmediata garantías de que la creación de una compañía de bajo coste no implicará un nuevo recorte de plantilla. El responsable de la sección sindical del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) en Iberia, Bernardo Obrador, denunció que la creación de una aerolínea de bajo coste participada por Iberia 'forma parte de una estrategia de presión' y advierte a los pilotos que 'puede concluir con un expediente de regulación de empleo en 2008'.

Obrador se mostró dispuesto a emprender 'todas las iniciativas y acciones legales necesarias' para 'defender los puestos de trabajo de todos los pilotos'. Desde el sindicato, temen un eventual recorte de plantilla derivado del abandono de parte de sus rutas aéreas, sobre todo, en el aeropuerto de Barcelona, cuyas operaciones asumiría previsiblemente la nueva aerolínea de bajo coste impulsada por Iberia, ACS, Agrolimen, Nefinsa e Iberostar.

El líder sindical apuntó la posibilidad de que los paros se convoquen para el próximo mes de julio si no obtienen de la dirección de Iberia 'una respuesta satisfactoria' en el plazo 'de una semana o 10 días'.

El Sepla denunció que la nueva aerolínea de bajo coste constituye una 'filial encubierta de Iberia', a la que su 'hipotética matriz' transferirá, a través de contratos de alquiler, parte de su flota de corto y medio radio en los próximos años, con el consiguiente excedente en el personal. 'La dirección quiere desmantelar Iberia, se ha dado tres años (periodo de vigencia del Plan Director 2006/2008) para vaciarla', estimó Obrador.

Iberia se dispone a eliminar la 'mayoría' de las rutas que operan en el aeropuerto de Barcelona-El Prat por la 'falta de rentabilidad'.

Oferta de los pilotos

Obrador señaló que han presentado a la dirección un plan alternativo 'que permitiría competir con las aerolíneas de bajo coste'. Esta oferta del sindicato contemplaría sacrificios salariales para parte de los 2.000 pilotos actuales para garantizar la rentabilidad.