æscaron;ltima

Alemania enseña tarjeta roja a la prostitución en el Mundial

Las autoridades y las asociaciones quieren aprovechar el torneo para luchar contra la explotación sexual.

A los 1,2 millones de alemanes que cada día van a los burdeles se sumarán probablemente muchos de los tres millones de fans extranjeros que visitarán Alemania en junio para asistir al Mundial de Fútbol. En España, el Congreso de Diputados aprobó a mediados de mes una proposición no de ley que pedía a la Federación Española de Fútbol que rompiera la ecuación 'entre prostitución y fútbol'. Un texto cuyos autores recordaban ayer en la prensa española sus objetivos.

La confederación de ciudades alemanas y la Iglesia evangélica calculan que las mafias importarán clandestinamente 40.000 mujeres -la mayoría del este europeo- para obligarlas a ejercer la prostitución. Pero el número total de prostitutas que llegarán expresamente para cubrir el incremento de la demanda de sexo es 'muy superior a esta cifra', según la pastora Helga Trösken de Fráncfort.

Por otro lado, las autoridades policiales alemanas y las mismas asociaciones de defensa de las víctimas del tráfico humano afirman que éste no será el Mundial del sexo porque 'las redes mafiosas no importan mujeres por sólo cuatro semanas', según la responsable del centro de acogida berlinés Ban Ying, Nivedita Prasad. Según ella, nadie abre un burdel por cuatro semanas y menos un auténtico híper del sexo, cuando montar un establecimiento de este tipo puede costar hasta seis millones de euros (como Artemis, el burdel más grande de Berlín, inaugurado en diciembre). Además, habrá una gran presencia policial.

Pero, con o sin fútbol, Alemania es uno de los grandes destinos mundiales del tráfico de personas, por lo que se quiere aprovechar la ocasión del evento para luchar contra las redes de explotación sexual.

Unas 400.000 personas viven de la prostitución en Alemania, donde este negocio es legal y está reglamentado desde 2002. Pero la policía calcula que 10.000 de las 50.000 prostitutas de Europa del Este que trabajan en el país actúan en contra de su voluntad.

Entre las campañas que se han puesto en marcha contra las mafias está la de la asociación berlinesa de defensa de las víctimas del tráfico humano Ban Ying, que ha optado por los lavabos públicos para caballeros para aproximarse al grupo objetivo de la campaña: 'Hombres entre 18 y 99 años'. En los retretes, justo a la altura de la pared donde la vista de los hombres se detiene durante unos segundos, se emplazan los carteles. '7 cm. 14,5 cm. 20 cm. La responsabilidad no se puede medir en centímetros. Independientemente de cuál sea el tamaño de tu pene; tú eres la única persona que puede reconocer si una mujer ejerce la prostitución involuntariamente. Llama al 4406373 de Berlín.'

Desde que se pusiera en marcha la campaña en marzo, Ban Ying sólo ha recibido una llamada: la de un cliente de un prostíbulo de Hannover.

En la página web www.verantwortlicher-freier.de (cliente responsable), Ban Ying (financiada por la Administración) informa a los hombres de qué deben hacer si observan 'que a la mujer le pasa algo extraño'. Otra iniciativa que también apela a la sensibilidad de los clientes del sexo es Tarjeta roja a la prostitución forzada, de la Federación Alemana de Fútbol, Amnistía Internacional y la policía.