_
_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Más exportaciones pese a la inflación

El INE publica hoy el indicador adelantado del IPC armonizado de mayo. La previsión es que se mantenga en el 3,9%, una alta tasa que amplía el diferencial de inflación y merma la competitividad con los socios europeos, según la autora, que resalta la evolución atípica de las exportaciones, que experimentan un fuerte tirón

Hoy el INE publicará el dato preliminar de inflación armonizada en España correspondiente a mayo de 2006, que según nuestras estimaciones se mantendrá en el 3,9% anual registrado desde el pasado mes de marzo, tras un 4,2% observado en enero y un 4,1% en febrero, con lo que en el primer trimestre del año en curso la inflación se ha situado en un 4%, y de confirmarse nuestras predicciones, moderará ligeramente en el segundo trimestre a un 3,9%.

El mantenimiento de estas relevantes tasas, que ya anunciamos para el primer trimestre y que no se esperaban tan altas para el segundo, responde al elevado precio del crudo, que si ya de por sí se encontraba en niveles considerables en marzo, de 61,5 dólares por barril de Brent, tipo de petróleo de referencia en Europa, alcanzó en abril 10 dólares más. Esto supuso un giro en las expectativas de inflación, dado que antes de producirse este relevante aumento en el precio del crudo esperábamos una ligera caída de la inflación a partir de marzo, que finalmente no se ha materializado ni tiene visos de materializarse próximamente, si atendemos a su composición.

Detrás de este 3,9% de inflación total esperado para mayo se esconde un 14,1% de inflación en los precios al consumo energéticos, a pesar de que el gas natural no ha sido revisado, un 3% de inflación subyacente y un 1,9% de inflación en alimentos frescos (componente que empezó el año con una inflación superior al 5% pero que actualmente se está normalizando).

Dentro de la inflación subyacente, los precios de los servicios registrarán un crecimiento del 3,9%, y en cuanto a la inflación de los bienes, los alimenticios registrarán un 4% y los industriales no energéticos un 1,4%. Para entender plenamente estas cifras, dado que estamos dentro de una unión monetaria, tenemos que referenciarlas con las cifras de inflación armonizada para el conjunto de la zona euro.

Eurostat publicará mañana el dato preliminar de inflación armonizada de la zona euro correspondiente a mayo. Nuestra previsión es que la inflación anual total se sitúe en un 2,3%, lo que implicaría una ligera moderación respecto al 2,4% observado en abril y en enero. Considerando la clasificación anterior, la inflación total se desglosará en: un 2,3% de inflación en alimentos elaborados, 0,7% en bienes industriales no energéticos, 1,8% en servicios, 0,9% en alimentos sin elaborar y un 11,7% en energía. La inflación subyacente disminuirá ligeramente en mayo, para situarse en un 1,5% respecto al 1,6% de abril.

Teniendo en cuenta que los pesos de estos componentes para el conjunto de la zona euro son muy similares al caso español, el diferencial en los distintos componentes oscila en un rango entre el 1% y el 3%. De confirmarse nuestras previsiones, el diferencial en la inflación total volverá a aumentar a 1,6 puntos en mayo respecto a 1,4 puntos de abril.

La ampliación del diferencial de inflación con los restantes socios comunitarios -la inflación armonizada en Alemania ha disminuido en mayo a un 2,1% con una inflación subyacente del 0,8%- merma nuestra competitividad. Sin embargo, durante el primer trimestre de 2006 nuestras exportaciones de bienes han registrado un relevante crecimiento anual, en términos reales, remontando la tasa negativa de -0,6% del último trimestre de 2005 para situarse en un 12,7% en el primer trimestre de 2006, como muestran los últimos datos de contabilidad nacional y de aduanas.

La bonanza económica del resto de nuestros socios y de la actividad mundial, en general, es de tal magnitud que ha tirado también de nuestras exportaciones, a pesar de nuestros precios más elevados. El gran esfuerzo inversor de nuestras empresas también está detrás de este espectacular crecimiento. No obstante, las exportaciones de nuestros servicios, donde el diferencial de inflación es mayor que en el caso de los bienes, superando el 2%, sí se han visto dañadas, pues han descendido a un 1,7% en el primer trimestre de 2006 respecto al 7,4% del último trimestre de 2005. Habrá que esperar a conocer los datos del segundo trimestre para confirmar la tendencia de esta evolución atípica de las exportaciones, tanto de los bienes como de los servicios.

En el caso de los servicios turísticos se espera una evolución favorable, aunque en el segundo trimestre hay que añadir al diferencial de inflación el efecto de la apreciación del euro, factor por otro lado común a nuestros competidores dentro de la unión económica y monetaria.

Archivado En

_
_