Mercado inmobiliario

El Gobierno aprueba el proyecto de la nueva Ley del Suelo para frenar la especulación

El Consejo de ministros ha aprobado hoy el anteproyecto de ley del suelo, que trata de aumentar la transparencia y la evitar la especulación en los procesos de gestión urbanística, según ha explicado la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo. Una de las principales novedades de la normativa, que aún ha de pasar varios trámites para su aprobación, es que el 25% del suelo urbanizable habrá de dedicarse a viviendas de protección oficial.

"El Anteproyecto busca conseguir una mayor eficiencia en el funcionamiento del mercado del suelo, desincentivando las prácticas de reclasificación y retención especulativa", anunció el ministerio. El Anteproyecto, qua ya ha sido objeto de algunas críticas, debe ahora someterse a consulta entre las Administraciones Públicas y representantes del sector antes de ser remitido a las Cortes.

Una vez que el proyecto sea aprobado por las Cortes y adquiera rango legal, se podrá garantizar la disponibilidad de suelo necesario para la vivienda protegida con la exigencia de un porcentaje mínimo de reserva de suelo para este uso, según el Gobierno.

El 25% de los terrenos, para viviendas de protección oficial

Entre las novedades aportadas en el Anteproyecto destaca la reserva de al menos un 25% del terreno de nuevos desarrollos urbanísticos para la promoción de viviendas de protección oficial. La ley vigente en la actualidad, que fue aprobada por el PP en 1998 y ha sido calificado por la ministra de Vivienda María Antonia Trujillo como un "fiasco" en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, es muy abierta y da libertad a las distintas administraciones autonómicas para fijar sus cuotas de vivienda social.

Además, la nueva Ley establecerá un régimen de valoraciones que se aplicará "sobre la situación real en que se encuentra el suelo, sin tener en cuenta las posibles expectativas que no se hayan concretado aún". Es decir, que la valoración del suelo se realizará en función del precio actual del mismo, y no de las expectativas de revalorización de los terrenos. Según Trujillo, de esta manera se conseguirá dar al suelo el "valor justo de mercado".

Se podrá construir solo en suelo "idóneo"

Por otra parte, mediante la nueva normativa se abandona el principio, promulgado por la ley de 1998, de que todo el suelo es urbanizable. Según la ministra, se podrá construir en todo suelo que sea considerado "preciso e idóneo", para lo que se establecen dos situaciones básicas de suelo: rural y urbanizado. Asimismo, se catalogan posibles transformaciones del estado de los terrenos: "de rural a urbanizado, y de urbanizado al estadio en el que se contempla la recuperación de zonas degradadas de las ciudades".

Otra de las novedades es el cambio en la participación de las administraciones municipales en las plusvalías que se originen mediante movimientos urbanísticos para evitar los fines especulativos. Junto a la nueva norma, se ha dado curso a otro de la ministra Trujillo sobre la situación del alquiler de vivienda, así como de un tercero, presentado por el titular de Defensa, José Antonio Alonso, sobre cesión de suelo para vivienda protegida.